¿Es posible programar sin pantallas? ¿Se puede aplicar el método Montessori a la robótica? ¡La respuesta a las dos preguntas es Sí! Descubre a Cubetto y convéncete del robot que más de 20 mil profesores y padres de de 90 países utilizan en todo el mundo.

Tras ser pionera en la distribución de Dash & Dot en el ámbito escolar, ahora Vicens Vives vuelve apostar por la robótica educativa con Cubetto, enfocado en enseñar a niños y niñas a partir de 3 años las bases de la programación de forma lúdica y mediante el juego sensorial.

Programación sin pantallas

La programación sin pantallas es una de las principales características que definen a Cubetto pero, ¿cómo se consigue?

A través de piezas manipulables que representan diferentes acciones, los niños pueden crear y ejecutar programas combinando las funciones propias de cada una de ellas en una interfaz física diseñada específicamente para niños y niñas de entre tres y seis años. Las fichas colocadas en el tablero suponen una representación física de la programación.

Cubetto está inspirado en el método Montessori y diseñado para los más pequeños, los que todavía no saben leer ni escribir.

¿Qué competencias se pueden aprender con Cubetto?

Programación pero no solo programación. Además de aprender jugando diversos conceptos básicos de programación, con Cubetto también se pueden desarrollar otras aptitudes y competencias básicas en el desarrollo.

Programación:

  • Algoritmos: los algoritmos son conjuntos de instrucciones que forman un programa; las fichas de Cubetto representan instrucciones y la combinación de estas instrucciones es la que crea el programa.
  • Cola de programación: la ejecución de instrucciones en un orden fijo también se refleja en el posicionamiento en fila de las fichas.
  • Depuración o corrección de errores: si alguna instrucción es incorrecta el cambio de fichas nos conduce a la solución.
  • Recursión: con las fichas se pueden crear “paquetes” de acciones y ejecutarla con la ficha azul en el lugar correspondiente de la cola de programación.
  • Comunicación: escuchar, interactuar, responder, crear historias, responder preguntas, entender, explicar… ¡La comunicación es imprescindible con Cubetto!

Ejercicio físico: el movimiento es inherente al juego. Además de coordinar movimientos, se tienen que colocar tanto obstáculos como fichas en la interfaz física.

Competencia socio emocional: hay que trabajar en equipo para que Cubetto ejecute las órdenes. Además, se gana en confianza con unas actividades motivadoras que eliminan los resultados erróneos.

Matemáticas: implícita a la programación de Cubetto está la solución de problemas que implican duplicar, dividir, identificar patrones, distancias tiempos, etc.

Lógica: ¿Qué pasa si añado esta ficha? ¿Y si quito esta otra? La solución de problemas para hacer llegar a Cubetto de un sitio a otro también obliga a aplicar la lógica.

¡Conoce a Cubetto y todas sus posibilidades y descubre una manera lúdica de aprender programación en la que el juego sensorial es el protagonista!

 

Compartir:
FacebookTwitterGoogle+LinkedIn

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *