Lo sabemos. A veces, comprender y adoptar las nuevas tecnologías puede resultar un tanto abrumador. Aunque uno de los puntos fuertes del robot Cubetto es su simplicidad y sencillez de uso, queremos darte algunas ideas extra para que puedas integrarlo fácilmente en tu método de enseñanza y que los más pequeños lo reciban con motivación desde el primer momento.

Para que los niños y niñas entiendan correctamente el funcionamiento de su nuevo compañero de aprendizaje, es muy importante no saltarse nunca los pasos introductorios que garantizan que entiendan correctamente cómo utilizarlo, sin importar la velocidad con la que sean capaces de completarlos. Cuanto más tiempo jueguen con Cubetto, mayor será el desarrollo de su capacidad de lógica computacional y más complicadas  y largas serán las secuencias de instrucciones que sean capaces de crear. ¿Comenzamos?

Conociendo a Cubetto: paso a paso

Te recomendamos presentar a Cubetto como un nuevo compañero de clase, como un simpático robot que va a ayudarles a aprender a programar. A continuación, es recomendable explicar por separado cada uno de los elementos necesarios para interactuar con el robot:

  • Presentación de Cubetto: Si están en grupo, sienta a los niños en círculo y haz que se pasen al robot para saludarlo y reconocer la presencia del objeto. Esto crea una especie de vínculo, igual que ocurriría con un peluche o un juguete, y consigue que le den mayor importancia a la resolución de los problemas presentados durante los retos que se plantearán. Es también muy útil explicarles que Cubetto no piensa por sí mismo y que solo puede moverse según lo programado, como otra máquina cualquiera. ¡Y esa será precisamente su tarea!
  • Presentación del tablero: ¿Verdad que Cubetto no tiene orejas? Por mucho que le hablemos no podrá oírnos, así que la manera de comunicarnos con él es utilizando el tablero de madera, como una especie de mando a distancia. Es importante que los niños y niñas comprendan que el robot solo se puede mover si un humano se lo ordena. Además de otorgarles el control, esto les enseña el concepto fundamental de la informática.
  • Presentación de las fichas: Cada una de ellas representa una instrucción diferente, por lo que es necesario que reconozcan cada ficha como una instrucción inequívoca y clara. Además, cada vez que se coloque una ficha en el tablero es recomendable animar a los peques a predecir qué hará Cubetto. Esto es importante para comprender conceptos como el diseño y predicción de programas y les ayuda a desarrollar el pensamiento abstracto.

El objetivo de la primera sesión es introducir la noción básica de que si envían una orden a Cubetto mediante el tablero y las fichas, se producirá una acción. Después de la presentación de los elementos, puedes comenzar a colocar una a una las fichas en la cola de programación del tablero para que observen cómo el robot sigue las órdenes planteadas.

Así trabajarás fácilmente los conceptos de causa-efecto, a la vez que los peques entenderán fácilmente la manera de comunicarse con Cubetto.  Además, este paso es importante para comprender que más adelante se puede crear una cadena relevante de órdenes (secuencia) para resolver un problema concreto.

¿Has introducido ya a Cubetto en tus clases? ¡Cuéntanos tu experiencia y compártela con otros docentes! 

Compartir:
FacebookTwitterGoogle+LinkedIn

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *