Incorporar juegos o retos divertidos a la dinámica cotidiana del aula, ayuda a los niños y niñas a sentirse más motivados por aquello que están aprendiendo. La escuela tiene que ser un espacio que proporcione a los alumnos experiencias positivas que favorezcan la exploración, la curiosidad y la construcción de su propio pensamiento.

La mejor manera de hacerlo es mediante estímulos que los desafíen, es decir, retos divertidos y dinámicos que puedan solucionar por sí mismos!

Es por eso, que en estos ejercicios recomendamos que la figura adulta sea muy discreta, de lo que se trata es que los niños aprendan a ser lo más autosuficientes posible, que pongan en práctica sus capacidades y habilidades por sí solos.

Niños pintando en el suelo

3 Retos divertidos para hacer en clase

1. La caja de los retos:

Esta es una actividad muy fácil de realizar y que, además, se puede adaptar a cualquier materia. Se trata de introducir dentro de una caja diferentes tarjetas con retos divertidos para desarrollar en el aula. Os aconsejamos que muchos de estos se lleven a cabo en parejas o en grupo, así también se puede fomentar el trabajo en equipo, la cooperación y la colaboración.

Podéis utilizar este método para trabajar temas aprendidos en clase, como pueden ser:

  • Escribir palabras que empiecen o terminen con la mismas sílaba.
  • Realizar operaciones matemáticas sencillas.
  • Hacer preguntas sobre temas específicos dados en clase.
  • Pequeños trabajos manuales o dibujos.
  • Imitar personajes.

2. El reto de la semana:

Se trata de proponer un reto o un problema cada semana sobre cualquier asunto, aunque es preferible que sean temas reales y de actualidad, para que los alumnos reflexionen y propongan diferentes soluciones a las situaciones que se están viviendo. A finales de la semana se decide qué ha sido la respuesta más original o más efectiva y se engancha a la pared, creando así un mural de actualidad.

Con esta actividad los alumnos posan en práctica su capacidad crítica y deductiva, a la vez que es una buena manera de introducir sucesos de actualidad. Aun así, también se puede hacer con motivos más académicos como por ejemplo proponer un problema de matemáticas o una adivinanza.

3. Tarjetas de memoria:

Has jugado nunca al Memory? Te has planteado nunca que puede ser una muy buena herramienta para realizar en clase? Es un método divertido y educativo que los ayuda a desarrollar una mejor memoria visual, y a partir del cual se pueden enseñar nuevos conceptos, repasar de antiguos, aprender nuevas palabras u otros idiomas.

Podéis utilizar este formato para hacer preguntas, es decir, dividir las tarjetas en dos grupos: preguntas y respuestas. De este modo los alumnos tendrán que ir encontrando las respuestas de cada pregunta por medio de la memorización y la repetición visual.

Además de ser una técnica efectiva y dinámica, se puede trasladar a cualquier materia y grado educativo!

 

Seguro que estas actividades os serán de utilidad! También te puede interesar: El gran reto, despertar el pensamiento crítico en el aula o 10 dinámicas para trabajar en grupo a primaria y secundaria.

Compartir:
FacebookTwitterLinkedIn

Sin Comentarios

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *