La motivación de los alumnos parece la piedra filosofal que todo docente quiere encontrar o la tecla mágica que todos quieren tocar. Hemos preguntado a tres expertos cómo conseguir alumnos motivados en clase y estas son sus respuestas. ¡Gracias!

Santiago Moll

Santiago Moll

Profesor, formador y autor del blog Justifica tu respuesta

La Escuela del siglo XXI pasa por encontrar un equilibrio entre el «saber» y el «saber hacer» o, lo que es lo mismo, entre los «conocimientos» y las «competencias», entendiendo por competencias no solo la habilidad en la ejecución de una tarea, sino ser capaz de afrontar, a partir de las habilidades adquiridas, nuevas tareas que impliquen ir más allá de lo aprendido.

Por tanto, la motivación debe partir de esa educación competencial, del fomento de las habilidades, del trabajo en equipo, de la cooperación, de la resolución de problemas desde el conocimiento, pero también desde el reto y la creatividad.

Además, también hay otro factor clave para fomentar la motivación entre nuestro alumnado. Una motivación que pasa por encontrar también el equilibrio en nuestras aulas entre el «aprendizaje superficial» que aboga por una enseñanza centrada en la memorización, la descripción, la clasificación o la definición, por citar algunos ejemplos, y el «aprendizaje profundo» que apuesta por la retroalimentación del aprendizaje, el error como oportunidad para la mejora, el aprendizaje útil para la vida, la evaluación formativa y, sobre todo, formadora, la comparación, la predicción o la justificación de lo aprendido.

Rodrigo Juan

Rodrigo Juan

Doctor en Ciencias de la Educación, técnico de la Administración Educativa y redactor y autor de ‘Escuelas en red’ en el periódico "El País"

La motivación no la considero un resorte que, presionado por un agente educativo, activa prodigiosamente la curiosidad y el deseo de aprender.

Resulta, a mi juicio, de la adecuada conjunción de un entramado de condicionantes. Me refiero a la acción acompasada de, por ejemplo, una enseñanza que estimula a indagar sobre aquello que es próximo y que emocionalmente interpela. Sustentada en un modo de aprender más preocupado por la profundidad que por la extensión, que se vale del entorno escolar, del barrio, de los escenarios virtuales, de los textos escolares… para llegar a conclusiones que se comparten, se defienden públicamente e invitan al compromiso.

La motivación se alimenta con una actitud docente más preocupada por conocer el proceso y la calidad del aprendizaje, que por poner una nota. El deseo de aprender se contagia en escenarios educativos donde lo diverso, lo diferente…  se entiende como una riqueza. 

La curiosidad va unida a un ambiente en el que estudiantes, profesorado y resto de profesionales se reconocen formando parte de una institución, considerada como un todo, y en complicidad con las familias y agentes educativos del entorno. 

Todo este entramado de condicionantes es, a mi juicio, lo que ‘consigue que los alumnos se sientan motivados para aprender’.

 

Rafael Guerrero

Rafael Guerrero

Rafael Guerrero es Psicólogo, Doctor en Educación y autor del libro "Educación emocional y apego”.

El neonato llega a este mundo con un gran deseo por aprender. Una de las mociones básicas del ser humano es la curiosidad, que nos invita a explorar, investigar y conocer todo lo que no conocemos y que nos resulta atractivo. Por lo tanto, todos nacemos con un importante predisposición para aprender y conocer.

¿Cuál es el problema de nuestros escolares? Uno de los motivos por los cuales nuestros alumnos están tan desmotivados es porque consideran que los contenidos que les impartimos en el colegio e instituto no les aportan nada de valor práctico. Piensan que no les servirán para su futuro.

Son muchas las cosas que podríamos hacer para motivar a nuestros alumnos: plantear contenidos interesantes, prácticos y que les pueda servir para un futuro (hablar en público, gestión de las emociones, creatividad, empatizar, cómo superar un duelo, etc.), escucharles, celebrar sus victorias, permitirles que puedan escoger contenidos e itinerarios según sus necesidades, etc..

Además de cómo conseguir alumnos motivados, también te puede interesar la opinión de los expertos sobre cómo conseguir la motivación para que trabajen significativamente desde casa o qué se puede conseguir con una educación personalizada.

Compartir:
FacebookTwitterLinkedIn

Sin Comentarios

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *