John Hattie

 

  • Nacido en Nueva Zelanda, Hattie es un destacado e influyente investigador en materia de educación, cuyos trabajos son reconocidos en todo el mundo.
  • Desde 2011, es director del Melbourne Education Research Institute.
  • Autor de distintos libros y artículos ha desarrollado Visible Learning (Aprendizaje Visible), que es el resultado de muchos años de investigación y que le ha permitido diseñar una metodología para analizar las actuaciones que mejor funcionan en las escuelas.

____________________________________________________________________________________________

Recuerda especialmente a su profesor de matemáticas, el Sr. Tomlinson. Era exigente y les transmitió que su trabajo era hacer que les gustaran las matemáticas. Cuando se enfrentaron a las primeras pruebas del curso, una parte de la clase pensaba que jamás podrían solucionarlas con éxito. Pero su profesor se aseguró que trabajaran duro y  les convenció que podían hacerlo. Les motivó para mejorar a lo largo del curso y consiguió transmitir no únicamente su pasión por la matemáticas, sino también confianza para que pudieran creer en ellos mismos.

____________________________________________________________________________________________

¿Cuál es el origen del Aprendizaje Visible?

Desde que me inicié como investigador me sorprendió que todos mis compañeros  fueran inflexibles a la hora de determinar lo que había que hacer para mejorar el aprendizaje de los estudiantes. Nunca he conocido a un profesor que reconociera que no lo estaba haciendo bien. El educador Gene Glass inventó el meta análisis, que es un método para sistematizar los estudios de investigación. Este proyecto despertó mi interés, ya que lo percibí como una oportunidad para unir la medición con la enseñanza. De ahí que empezara a profundizar en los datos, que me llevaron a sintetizar las variables que influyen en el aprendizaje, lo que podemos considerar que fue la parte fácil del trabajo. Lo más difícil era entender la influencia de cada una de ellas, ya que algunas tenían una mayor incidencia que otras. Descubrir la aportación de dichas influencias a la enseñanza me llevó entre 15 y 20 años de trabajo en el que pensaba, probaba, escribía…  De ahí surgió  el Aprendizaje Visible.

¿En qué consiste?

Se basa en los principios que se han desarrollado a partir de la investigación Visible Learning y dos libros: Visible Learning (Hattie, 2009) y Visible Learning for Teachers (Hattie, 2012), así como numerosos artículos. Toma la teoría de estas investigaciones y lo transforma en un modelo de investigación práctica para que las escuelas se planteen preguntas sobre el impacto que están teniendo en el rendimiento de los estudiantes.

¿Qué objetivos persigue?

El objetivo es pasar de lo que funciona a lo que funciona mejor, y descubrir cuándo, para quién y por qué. Analizamos el impacto que puede tener un profesor en su clase, de manera que surjan preguntas y se busquen soluciones a los problemas. Lo realmente importante es el pensamiento evaluativo del maestro, que le debe ayudar en las decisiones que toma en el aula en cada momento, lo cual, por otra parte, es difícil de observar. Para ello, es de suma importancia la retroalimentación que recibe sobre su actuación, tanto explícita, de parte de los alumnos, como del efecto que tienen sus actuaciones en el aprendizaje.

¿En qué se fundamenta su investigación?

Es un meta análisis que contempla más de 100.000 estudios que involucran a más de 300 millones de estudiantes. En esta investigación, identifiqué más de 300 factores que tienen impacto en el rendimiento estudiantil. Estas influencias han sido clasificadas en nueve variables: estudiante, currículo, hogar, escuela, aula, maestro, estrategias de aprendizaje del estudiante, estrategias de instrucción, y método de implementación. Luego, cada dominio se divide en subdominios que profundizan en influencias específicas y el grado en que cada una de ellas  acelera los logros de los estudiantes.

¿Cuáles serían los pasos a seguir para implementar el Aprendizaje Visible?

Empezamos con la herramienta de evaluación de la capacidad escolar. La clave es detectar las prácticas excelentes de los colegios. El objetivo nunca debe ser encontrar las cosas que no se están haciendo bien. Revisamos la escuela en términos de impacto sobre los estudiantes. Esto conduce a varias intervenciones enfocadas al aprendizaje, que incluyen a los líderes escolares, maestros, estudiantes y, a veces, a los padres. Promovemos construir prácticas eficaces colectivas y destinamos una profunda atención a la fidelidad de la implementación de nuestros programas. No es fácil poner en práctica nuestro modelo, y es por ello que he pedido a Corwin que nos ayude a supervisar la implementación mundial, lo que permite que, actualmente, estemos trabajando con 10.000 escuelas de todo el mundo en la aplicación del Aprendizaje Visible.

¿Qué importancia tienen los datos para los profesores y cómo los pueden utilizar? 

Los datos son tan buenos como las interpretaciones de calidad que se hacen de ellos. Deben triangular a partir de las observaciones de los maestros, las pruebas, las asignaciones y también escuchando a los estudiantes. Es fundamental enseñar a los alumnos a saber interpretar la información de evaluación para que puedan optimizarla. Es lo que denominamos la capacidad de evaluación del estudiante. Los datos son un indicador y nos aseguran que todos podrán compartirlos, pero si no existe una buena interpretación, no resultan útiles.  

¿Cómo ayuda la tecnología en el aprendizaje?

Nos ayuda a hacer interpretaciones más eficientes y nos brinda muchas posibilidades. Por ejemplo, las redes sociales son una excelente herramienta para recopilar datos sobre «cómo» están aprendiendo los estudiantes,  ya que ellos se exponen especialmente en estos canales. Por otra parte, el COVID ha demostrado que las tecnologías pueden ayudar a los profesores a desarrollar su trabajo, para enseñar, para clasificar, y para entender lo que piensan sus estudiantes.

¿Qué es lo que realmente funciona en educación?

Casi todo funciona, pero debemos preguntarnos qué es lo que funciona mejor y, para ello, es fundamental la atención continuada del profesor al impacto en su clase. No existe una receta mágica que muestre la mejor manera de enseñar. Es el pensamiento evaluativo el que conduce a la adaptación, a la enseñanza diferenciada y a seguir escuchando el impacto de lo que hacemos con nuestros estudiantes. Dicho esto, considero que uno de los aspectos más influyentes en el aprendizaje es la retroalimentación, tanto del profesor hacia el alumno, como la que recibe del estudiante. También es fundamental que los profesores compartan frecuentemente con sus colegas sus experiencias, con objeto de discutir sobre la evidencia del progreso y sobre cómo mejorar y variar sus actuaciones.

¿Cómo ve el papel del profesor en unos años?

Me preocupa la evolución de las escuelas. En el Reino Unido, por ejemplo, hay más ayudantes de profesores que docentes, y se prevé que este perfil profesional sea uno de los más buscados en Estados Unidos. Son profesionales que perciben salarios más bajos y que son apreciados, pero que no pueden sustituir al profesor. Estoy trabajando arduamente en promover la noción de que es el pensamiento evaluativo de los docentes lo que necesitamos desarrollar, nutrir y valorar. El COVID ha demostrado a muchos padres la importancia de esta experiencia, ya que los ayudantes no podían hacer el trabajo del profesor.

¿Qué papel juegan los gobiernos en la educación?

De cara al futuro debemos asegurarnos de que los gobiernos realicen intervenciones escalables y no únicamente arreglos puntuales. Es difícil para los políticos influir en lo que sucede cuando se cierra la puerta del aula, pero tienen que darse cuenta de que hay que invertir en el aprendizaje, y que hay que dotarlo de recursos y de formas eficaces y eficientes para que los educadores conozcan y actúen sobre su impacto.

 

Si te ha gustado esta entrevista, te recomendamos también la lectura de esta entrevista al pedagogo francés Philippe Meirieu y a esta otra a la políglota y profesora de idiomas Lýdia Machová.

Compartir:
FacebookTwitterLinkedIn

Sin Comentarios

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *