La pandemia del Covid-19 ha llevado a muchos docentes a replantearse el proceso de enseñanza-aprendizaje de una forma totalmente distinta a lo que estaban haciendo hasta ahora y seguro que han surgido mil dudas. Quizá te has preguntado cómo puedes motivar a tus alumnos y alumnas para que trabajen los contenidos que marca el currículum, de una forma significativa, desde casa.

¡Pues nosotros también nos lo hemos preguntado! Por ello, hemos querido abordar esta cuestión con tres profesores que están en contacto día a día con su alumnado para que nos den su opinión al respecto 

 

Cristian Olivé

Cristian Olivé

Filólogo y profesor de secundaria de Lengua y Literatura y en el máster de formación de profesorado de la UPF

Cristian Olivé

Motivar o no. Esa es la cuestión. O eso dicen. Pero, ¿qué nos hubiera motivado a nosotros en su lugar? Probablemente la respuesta sea un poco prosaica: nos habría motivado aquello que nos interpelara y nos despertara alguna emoción.

En pleno confinamiento, los alumnos agradecen actividades más competenciales e introspectivas, como diarios de lectura para narrar su experiencia lectora, conectarla con su día a día y dejar volar la imaginación. No debemos olvidarnos de la educación emocional cuando la situación vuelva a la normalidad. Pero también disfrutan con aquellas propuestas que se entrelazan con su mundo y su entorno más cercano. Al final, se trata de trasladar lo aprendido a una práctica real.  

 

Domingo Chica Pardo

Domingo Chica Pardo

Profesor de la ESO en el Colegio San José. Google Certified Trainer & Innovator. Posgrado Experto en Innovación, Metodologías y Evaluación aplicadas a la Educación (Maecenas Educación).

Es posible diseñar propuestas didácticas significativas para motivar a los alumnos desde las  metodologías activas con las que pudiéramos invitar a nuestros estudiantes a hacer cosas con lo que saben, aplicando y analizando los contenidos trabajados en los criterios de evaluación para crear recursos en los que se evidencie la adquisición de dichos aprendizajes. A través del enfoque Flipped Learning como presentación y trabajo de los contenidos. 

Posteriormente, diseñaremos ejercicios y actividades tanto individuales como en grupo usando herramientas de colaboración, fomentando la investigación y la selección de la información. Todo ello, irá acompañado de una evaluación formativa con instrumentos variados junto con una retroalimentación potente y efectiva que tienda a la personalización del trabajo de nuestro alumnado. 

Lo anterior, concluirá con la creación de tareas; recursos como la creación de propuestas didácticas basadas en “Crea tu propia aventura” con los formularios de Google, presentar trabajos de colaboración para crear informes desde una ruta creada con Google Earth, entrevistas a autores del Renacimiento, experiencias gamificadas con Genially, informativos sobre el tiempo (en inglés) o creación variados textos narrativos por parte del alumnado (siguiendo las técnicas de Gianni Rodari) para trabajar la producción escrita. 

Todas estas propuestas han tenido en cuenta tanto el contexto excepcional en el que nos encontramos como el de proponer a los estudiantes experiencias de aprendizaje significativas y conectadas con el entorno actual, incidiendo en lo que pueden hacer con lo que saben y poder permitir que la transferencia de aprendizajes sea una realidad.

 

Elvira Fernandez

Elvira Fernández Pena

Docente de Educación Primaria y especialista en Educación Musical en el CEIP Mestre Martínez Alonso. Autora del blog Atención selectiva.

En la recta final de este curso creo que todos y todas las docentes nos hemos dado cuenta de la importancia que tiene en el desarrollo académico, la motivación del alumnado. No es tarea fácil, dada la situación, pues considero que no hay mayor elemento motivante en el aula que fomentar un aprendizaje activo, donde este alumnado sea el principal protagonista y constructor de sus propios conocimientos, de un modo consciente y más enriquecedor. 

El problema radica que desde casa es difícil fomentar este tipo de aprendizaje a través de listados de actividades o de los tradicionales “deberes”. El factor motivacional estará presente, en mi opinión, en actividades creativas y globalizadas, con un propósito. Pero sobre todo, estas actividades o propuestas deberán ser retadoras, desafiantes, que lleven a los niños y a las niñas a querer hacer, a querer formar parte de su propio aprendizaje.

Estoy hablando de la construcción de maquetas, de la producción de vídeos, de podcasts, de la realización de experimentos, de trasladar lo que encierra un contenido académico a un plano más real para el alumnado y por tanto, más significativo. Motivar es dar motivos para querer dar ese paso adelante.

Además de cómo motivar a tus alumnos, también te puede interesar la opinión de los expertos sobre qué se puede conseguir con una educación personalizada o consejos para una evaluación por competencias.

Compartir:
FacebookTwitterLinkedIn

Sin Comentarios

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *