Yong Zhao

Yong Zhao es profesor de liderazgo en la Escuela de Educación de la Universidad de Kansas y en la Escuela de Graduados de Educación de Melbourne. Es miembro de la Academia Nacional de Educación de los Estados Unidos y, a lo largo de su trayectoria profesional, ha recibido diversos premios y reconocimientos. Es autor de 30 libros, el último de los cuales es Teaching Students to Become Self-Determined Learners. También publica artículos relacionados con sus principales investigaciones, centradas en el papel de la tecnología y de la globalización en la educación.

En una conferencia pronunciada en la INTED2020, Yong Zhao recordaba que, durante su infancia en China, los maestros eran comparados con jardineros que se ocupan de su jardín. La metáfora parecía bonita a todo el mundo, pero a él no: porque los jardineros deciden qué es flor y qué no lo es, y cuándo y cómo ha de nacer cada planta. La educación tradicional, como la jardinería, tiende a pensar los alumnos como una masa homogenia, uniforme, cuando en realidad la naturaleza humana es variada y múltiple. Para él, por contra, la educación debería intentar ayudar a los individuos diferentes a trabajar juntos y a establecer lazos de interdependencia. Por este motivo, Yong Zhao propone pasar del paradigma del jardinero al paradigma de la conservación de la naturaleza, en la cual cada especie es importante y todas viven interconnectadas.

Usted nació en China y estudió para ser profesor de inglés y luego se estableció en Estados Unidos. ¿Cómo vivió un cambio cultural tan acentuado?

Fue un viaje muy interesante que no me resultó demasiado complicado, debido a que cuando estaba estudiando inglés en China, pude familiarizarme con la cultura de los Estados Unidos, gracias a la lectura y a la relación con profesores de origen americano. Por otra parte, aterricé en Estados Unidos como estudiante y pasé varios años en la escuela en contacto con personas de procedencias muy diversas. Desde el primer momento, tuve la oportunidad de aprender e interactuar con la cultura estadounidense, lo que ayudó a hacer mucho más fácil mi integración.

¿Cómo define la educación?

La educación debería ser un proceso a través del cual las personas encuentran sus fortalezas y pasiones, además de ayudar a los estudiantes a desarrollar valores individuales y  colectivos.

Se ha especializado en el estudio de las consecuencias que la globalización y la tecnología tienen sobre la enseñanza. ¿Por qué decidió profundizar en estos ámbitos?

Desde mi punto de vista,  estos dos factores son los que tienen una mayor incidencia en la educación actual, y seguirán siendo protagonistas en el futuro. Los estudiantes deben aprender a utilizar la tecnología para poder adaptarse a cualquier cambio y aprovecharse de las ventajas que supone vivir en un mundo globalizado.

¿Cómo han afectado la globalización y la tecnología a la enseñanza?

Ambos aspectos ejercen una gran presión sobre la educación, pero también brindan grandes oportunidades de aprendizaje, que la enseñanza debe saber aprovechar. Tanto la tecnología como la globalización están cambiando la sociedad, la economía y las interacciones humanas y están obligando a redefinir el valor del conocimiento y el desarrollo de habilidades. Debemos ser conscientes de que la adaptación a este nuevo escenario es imprescindible ante la era de las máquinas inteligentes y la globalización.

¿Afecta a todos los países por igual?

Sí, afecta a todos los países por igual, pero no de la misma manera. Sin embargo, debemos tener en  cuenta que, tanto la tecnología como la globalización, ofrecen a los alumnos la oportunidad de aprender más allá de las aulas y les convierten  en dueños de su aprendizaje. Gracias a la tecnología y la globalización pueden crear su propio camino, que puede resultar muy enriquecedor para ellos.

Ante este escenario, ¿sería necesario homogeneizar la educación en todo el mundo?

Cada cultura y país tienen una forma diferente de educar a sus estudiantes, y no considero que se deba renunciar a ello por intentar homogeneizar todo. Lo realmente interesante es que cada cultura mantenga y potencie sus puntos fuertes en relación a la educación.

Con la aparición del coronavirus, la enseñanza se ha visto afectada. ¿Qué papel juegan aquí la globalización y la tecnología?

El coronavirus está fomentando el uso de la tecnología para globalizar la educación. Las escuelas y los profesores deben aprovechar el momento y ver esta pandemia como una oportunidad. La situación actual ayuda a que se puedan crear nuevas plataformas de enseñanza online para que los estudiantes accedan a su contenido a escala mundial, a recibir clases por parte de expertos de otros lugares del mundo o a fomentar la creación de proyectos transversales de alcance global.

En su último libro, Teaching Students to Become Self-Determined Learners, publicado este año, nos habla sobre la importancia de la autonomía de los estudiantes. ¿Podría explicarnos en qué consiste exactamente?

La autonomía es una de las aspiraciones más importantes de los seres humanos. Todos queremos tener la oportunidad de poder tomar decisiones según lo que nos dicta nuestro corazón, sin estar expuestos a las influencias y la presión que nos llega del exterior. Me gustaría que la educación fomente entre los estudiantes que puedan disfrutar de esta autonomía, para que sean dueños de su aprendizaje y para que puedan tomar decisiones por ellos mismos. Si potenciamos la autonomía, les ayudamos a estar más motivados y a que sean más felices.

¿Cómo se puede promover la autonomía de los estudiantes en las escuelas?

Las escuelas deben ofrecer a los estudiantes el espacio, la flexibilidad y la oportunidad para fomentar la autonomía en el aprendizaje. No es necesario que los colegios presten tanta atención a los planes de estudios, es más importante que puedan centrarse en potenciar las fortalezas y pasiones de los estudiantes. Hay que promover que los niños gestionen su propio aprendizaje en colaboración con los adultos. Los profesores pueden enseñar habilidades para fomentar la autonomía y la autorregulación, y ayudar a sus alumnos a que puedan marcar sus metas personales..

¿Qué papel juega la tecnología a la hora de fomentar la autonomía?

Juega un papel importante. A través de los medios tecnológicos, los alumnos pueden aprender fuera de las aulas y, de esta manera, en clase, los maestros pueden prestar mayor atención a otros aspectos como a su crecimiento y desarrollo, en lugar de centrarse únicamente en los contenidos puramente académicos. También permite a los estudiantes poder participar en proyectos o clases en todo el mundo y, de este modo, aprender de maestros y de estudiantes de otros países. Además, ofrece la oportunidad de publicar trabajos en la Red para que estudiantes de otros lugares puedan utilizarlos para su aprendizaje.

También  otorga mucha importancia a la creatividad. ¿Qué papel debe jugar en las escuelas?

La creatividad es clave para que la humanidad avance. Todo ser humano tiene capacidades creativas, pero no todo el mundo puede desarrollarlas. Las escuelas tradicionales no han prestado suficiente atención a potenciar la creatividad de los estudiantes. Esto debería cambiar con la llegada de la cuarta Revolución Industrial, que estará protagonizada por el aumento de los trabajos automatizados. En este contexto, la creatividad juega un papel fundamental para poder convivir junto al trabajo de las máquinas inteligentes y será absolutamente necesaria para encontrar soluciones a problemas inciertos y desconocidos.

Por último: ¿qué consejo les daría a los docentes en relación con la educación de los estudiantes?

Les motivaría a que sean valientes y fuertes. La educación está atravesando cambios transformadores y es necesario que participen activamente de ellos y los lideren. También les animaría a que se atrevan a cambiar el rol que ejercen actualmente, y convertirse en consejeros de sus estudiantes, para que les vean como personas que se relacionan con ellos y les ayudan a encontrar sus pasiones y desarrollar sus habilidades.

Si te ha gustado esta entrevista a Yong Zhao, seguramente te interesarán también John Ratey: “El ejercicio físico mejora la capacidad cognitiva de los niños” y Juan de Vicente Abad: “El simple castigo no produce aprendizaje”

Compartir:
FacebookTwitterLinkedIn

Sin Comentarios

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *