No se habla de otra cosa estos días y no es fácil para nadie, tampoco para niños y niñas que han visto alteradas sus costumbres. Si bien esta vuelta a la rutina será diferente, no deberíamos olvidar que hay consejos tan útiles para este año como para los anteriores.

Aproximadamente a partir de los 2 años los niños se adaptan a horarios que se repiten durante el año, creando hábitos saludables. Como sabes, esos horarios se relajan durante las vacaciones, cuando podemos pasar más tiempo juntos. 

¡Y es bueno que así sea! Sin embargo, esos patrones de comportamiento que permiten seguir con el día a día y que son claves para el bienestar físico y mental de los más pequeños, se pierden y la vuelta a la rutina los debe recuperar.   

No debe ser nunca un cambio de un día para otro, sino un proceso gradual en el que cada día avancemos en algo. Con más razón este año, en el que tanto ellos como todos los adultos debemos afrontar nuevas incertidumbres.   

 Una vuelta a la rutina con 7 ideas

La vuelta a la rutina nos puede parecer algo pesado y difícil de sobrellevar, pero las rutinas son esenciales en los primeros años: refuerzan la autoestima y la sensación de seguridad en los niños, y favorecen un buen ambiente en casa.

Por eso, ¡aquí tienes nuestras 7 propuestas a tener en cuenta para volver!

  • La gestión de los horarios

¡Aquí es donde comienza todo! Es imprescindible una buena regulación horaria que sintonice con los ritmos biológicos de los pequeños. Sin obsesionarnos, poco a poco debemos acercarnos a los horarios que seguiremos después durante la semana.

  • La gestión de las emociones Familia de compras por la calle con mascarilla en la vuelta a la rutina

Todo cambio genera unas emociones que tanto a niños como a adultos nos cuesta gestionar. En etapas del año como esta es, más que nunca, importante identificarlas, ponerle palabras y enseñar a expresarlas. ¡Eso significa diálogo y más diálogo!

  • Comenzar bien el día

Tanto la paciencia como la planificación es imprescindible para que esta vuelta a la rutina tan especial funcione. Para no comenzar estresados, una excelente idea es preparar las cosas con ellos la noche anterior. Les enseñarás planificación y les regalarás un momento de calma por la mañana.   

  • Hábitos alimentarios  

Si los horarios se relajan durante las vacaciones, también lo hacen los hábitos saludables de alimentación. Es importante ir retomándolos porque son esenciales para que todo lo demás funcione, cuidando calidad y variedad de alimentos

  • Contra el miedo y la despreocupación

Teniendo en cuenta los mensajes que reciben y en función de la experiencia que hayan tenido, algunos niños pueden sentir miedo al contagio en esta vuelta a la rutina. Es crucial que les transmitamos confianza tanto con nuestras palabras como con nuestros actos.  

  • La importancia del ocio 

La vuelta a la rutina no debe significar la desaparición del ocio con los más pequeños. ¡Al contrario! Para que esta funcione bien, debes compartir ratos de calidad con ellos. Si hace falta, planifica franjas del día en las que compartir un rato divertido y enriquecedor en familia.  

  • El hábito de la lectura

Es un buen momento para generar rutinas saludables. Como te explicamos en otra ocasión, pequeños rituales como disfrutar de un libro antes de dormir, son una manera sencilla pero muy efectiva de plantar la semilla del hábito de la lectura.    

¿Pones en práctica alguna actividad que facilite la vuelta a la rutina? Quizás hemos olvidado alguna: ¡compártela con nosotros!

Si te ha resultado interesante, te gustará 8 buenos hábitos para inculcar desde pequeños o 7 consejos para el primer día de una vuelta al cole histórica.

Compartir:
FacebookTwitterLinkedIn

Sin Comentarios

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *