A una semana del Día Internacional de la Paz y en la semana que ya todos hemos comenzado el curso, queremos aprovechar el momento y proponerte actividades y dinámicas de grupo para educar en la paz, que también te servirán para crear un clima constructivo y de confianza desde los primeros días.   

La igualdad y la sostenibilidad son los horizontes de la edición de 2021, para reivindicar una cultura de paz entre nosotros, que nos haga más fuertes frente a enemigos comunes (como la COVID-19), y también una cultura de paz con la naturaleza.  

Y es que para educar en la paz también necesitamos entender nuestro mundo, y comenzar a construirlo desde casa y desde el aula, frente a la cultura del odio que se difunde dentro y fuera de las redes.  

4 dinámicas para educar en la paz   

Aquí encontrarás 4 propuestas con actividades y dinámicas que puedes llevar a clase, para educar en la paz desde hoy y todo el año. Las hemos seleccionado por su simplicidad y agilidad, pero también por incitar a reflexionar juntos en el aula. ¡Elige la tuya!

  •     Los hilos invisibles que nos unen

Se trata de una variante de la “pelota caliente”. Para esta dinámica “minimalista”, sólo necesitarás un ovillo de hilo, lana, algodón… Para empezar, debes plantear una pregunta que te servirá para movilizar prejuicios y conceptos previos. Por ejemplo, ¿qué es la paz para ti? o incluso, provocando la reflexión, ¿de qué color es la paz y por qué? 

Cuando todos hayan pensado una respuesta, sentados en círculo comenzarán a intervenir por turnos, y lo hará el que tenga el ovillo en ese momento. Al acabar, lanzará el ovillo a una persona que elija para que continúe, pero sin soltar el hilo. De esta manera, al ir respondiendo se irá creando un tejido con los hilos (las respuestas) de todos. 

Sin que se deshaga la red, haz una foto del resultado e invítales a pensar el significado de la dinámica: todos estamos vinculados por redes invisibles, y la construcción de la paz sólo puede ser colectiva. Niñas saludándose en el aula con una mascarilla en una dinámica para educar en la paz

  • Dadme una naranja para educar en la paz

Sin apenas material, una experiencia de aprendizaje inolvidable si se organiza bien. Se trata de un pequeño juego de rol, preferentemente en grupos de tres, aunque también se puede realizar con el conjunto del aula.    

Una pareja abandona el grupo, mientras se le explica la dinámica al resto. Al entrar, cada uno recibe un papel que no verá la otra persona, en el que se les explica la situación de partida y el rol que deben desempeñar, sentados en una mesa sobre la que hay una naranja. La tercera persona (que puede ser el conjunto de la clase) es un observador neutral.

En un papel, a uno se le explica que para subir un punto en la evaluación, necesita a cualquier precio, la piel de la naranja para hacer una mermelada. En el otro, se explicará lo mismo, pero en ese caso necesitará el zumo de la naranja. Al no conocer el contenido del papel del otro, cada uno supondrá que debe competir por la misma naranja. 

La dinámica pondrá a prueba la capacidad para resolver un conflicto de manera pacífica, a través del diálogo y la negociación, y permitirá reflexionar juntos, al terminar, sobre la necesidad de salir de posiciones cerradas y comprender la posición del otro.  

  • La elocuencia del silencio

Otra dinámica con roles, que requiere menos tiempo de desarrollo. En este caso, se trata de que uno haga de docente y otro de alumno, en una situación en la que el docente le pide intervenir y el alumno no responde. 

Cada uno tendrá un papel, que no leerá el otro. Mientras en el del docente se explica que debe lograr que el alumno hable (o actuar en consecuencia para no perder el control del aula) en el del alumno se explica que debe interpretar el papel de un alumno que no responderá, porque ha tenido problemas en casa y teme llorar al comenzar a hablar. 

Esta dinámica nos ofrece herramientas esenciales para educar en la paz: resolver conflictos a través del diálogo, y ser capaces de ponerse en el lugar del otro para descubrir las causas profundas de su comportamiento.   

Al finalizar la dinámica, es importante un proceso de reflexión y trabajo en cuatro fases: valoración de los observadores, que no han estado implicados; reconstrucción de los actores, que expresarán lo que han sentido; valoración sobre cada uno de los roles; finalmente, valoración global poniendo la experiencia en común con toda la clase.   

  • Reporteros de paz 

Más que una dinámica, un proyecto para realizar durante días, que te permitirá reflexionar sobre la inmensa cantidad de información sobre violencia y desigualdad que recibimos a diario, y la poca sobre la paz y la igualdad.

Dividiendo la clase en grupos, pídeles que se dediquen a recopilar, de medios digitales, imágenes y textos que comuniquen odio y violencia, y otros que comuniquen paz, y elaboren un mural interactivo con alguna herramienta como Padlet o Mural. ¿Cuál ha sido más difícil?    

Es interesante que en la búsqueda del concepto de paz, este no sea simple ausencia de violencia, sino que tenga en cuenta acciones que construyen una cultura de paz y son capaces de gestionar pacíficamente los conflictos, valorando positivamente que se incorporen valores de igualdad y sostenibilidad: la paz entre nosotros y la paz con la naturaleza. 

Si te ha resultado interesante no te pierdas nuestras Propuestas para el Día Escolar de la No Violencia y la Paz o estos 8 cortos para educar en la no-violencia y en el respeto.

Compartir:
FacebookTwitterLinkedIn

Sin Comentarios

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *