La aplicación del yoga en educación tiene como objetivo el poder experimentar los beneficios que esta disciplina aporta tanto a nivel físico como mental, emocional o espiritual, entendida la espiritualidad como un crecimiento personal, un camino que nos lleva hacia nuestra esencia. El cuerpo nos habla, a través de él podemos experimentar nuestras emociones.

El enfado o el miedo provocan tensión. Por otro lado, la alegría y la confianza nos abren hacia los demás y el cuerpo se relaja.
¿Qué recursos tiene el profesor para que el ambiente en el aula sea agradable?

Esta reflexión es muy interesante, dado que la neurociencia nos dice que aprendemos mejor a través del placer, de la motivación y de la sorpresa.
Aprender con alegría deja una impresión a nivel cerebral que favorece el aprendizaje.

Yoga en Educación: cómo hacer pequeñas pausas para desconectar

Sabemos también que los momentos de calma, de relajación, de distensión, sirven para que los alumnos puedan asimilar mejor la información que han ido recibiendo a lo largo de la jornada. Por ello es muy importante hacer pequeñas pausas, desconectar de los estímulos externos, a través de una respiración consciente, una relajación, una visualización, etc.

“Sentado en la silla, la espalda recta, los pies tocando el suelo, cierra los ojos y escucha tu respiración, sin modificarla … respira suavemente y déjate llevar por la imaginación… visualiza que vas por un camino de tierra… observas las montañas a tu alrededor… de repente ves una cascada … te acercas para verla mejor… puedes oír el sonido del agua cristalina al bajar … sigues andando … a lo alto de los árboles se oye el canto de los pájaros … cada vez te sientes mejor … el sol brilla, observa sus rayos en medio de los árboles … el aire acaricia tus mejillas … sientes el olor del bosque, de la tierra húmeda … Ahora empieza a hacer la respiración más profunda … mueve los dedos de las manos, los dedos de los pies, observa la luz que llega del exterior y entra a través de tus párpados … abre los ojos”.

Yoga en educación: cómo favorecer la concentración

Otra pregunta interesante es qué podemos hacer para que los alumnos estén más atentos y concentrados. Empezaremos por entrenar la mente focalizando la atención en un objeto, una imagen o un símbolo. Si mejoramos la concentración, potenciaremos la memoria y favoreceremos el aprendizaje.

“Sentado en la silla, toma una hoja de papel donde se observa la palabra “SOL”y mira atentamente el punto blanco que hay en el centro de la “O” durante un minuto. Cerrar los ojos unos instantes y mirar fijamente el punto negro localizado debajo, a unos 10 cm. de la palabra “SOL”.

Se crea una fuerte impresión en el ojo y la mente puede retener la imagen con facilidad al cerrar los ojos. Es necesario mantener la mirada fija y la mente atenta. Este ejercicio se llama tratak, que significa fijar la atención en un punto y sirve para favorecer la concentración.

Si te interesa saber más sobre el trabajo de Dolors Garcia, este es el libro que ha escrito la autora: El yoga en la escuela: un aprendizaje para la vida.

yoga en educación 2

 

También te puede interesar otra de sus colaboraciones en nuestro blog: El yoga y las necesidades educativas especiales.

 

Compartir:
FacebookTwitterGoogle+LinkedIn

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *