Decía Richard Louv recientemente que la relación de los niños con la naturaleza es decisiva para su formación y ofrece muchos beneficios psicológicos y físicos, pero las últimas generaciones crecen desconectadas de ella. ¡Por eso queremos proponerte actividades en la naturaleza!  

No se trata de combatir otro tipo de actividades, sino de darle mucho más peso del que ahora, en general, tienen. Las causas de ese déficit son muchas y muy diversas según el experto que leamos: las formas de entender y diseñar las ciudades, el abuso de las herramientas tecnológicas, el miedo de los padres… 

Más allá de la importancia de una educación ambiental, varias tendencias dentro de los nuevos paradigmas educativos propone trasladar una importante proporción de contenidos y dinámicas a escenarios naturales.          

Por otra parte, las actuales generaciones se encuentran ante la mayor disyuntiva a la que se ha enfrentado la especie humana: si seguirá existiendo o no. Así de crudo y simple. Pero antes de conocer el discurso apocalíptico sobre el futuro de nuestro planeta, ¡deben conocer la naturaleza!   

Por eso resulta fundamental la sensibilización hacia la naturaleza, que se alimenta del contacto con ella a través del juego y el aprendizaje lúdico. Por eso son las actividades en la naturaleza las que te permiten descubrir toda su belleza y también su fragilidad desde los primeros años. ¡Y más que cualquier lección en el aula!     

6 actividades en la naturaleza para todas las edades

Quizás los padres y madres son incluso más decisivos en ese contacto con la naturaleza que las escuelas, no sólo por los valores que pueden transmitir desde casa, sino porque pueden administrar el tiempo y la calidad del ocio.  

Niñas jugando en un charco en 6 actividades en la naturaleza para niños

Las actividades en la naturaleza, que permiten a los niños tocar y expresar su inclinación innata hacia ella (la biofilia, que demuestra la importancia de la naturaleza para el desarrollo cognitivo según los últimos estudios) son también positivas para los adultos.

¡Razón de más para que tomes nota de estas sencillas propuestas! La mayoría puedes hacerlas en cualquier momento del año, aunque las estaciones intermedias son interesantes. El otoño que se acerca al hemisferio sur, como la primavera al norte: ¡mira cómo se viste y desviste la naturaleza!

Dedica un tiempo para alejarte de los centros urbanos y despegar la mirada de las pantallas, y entra en contacto con la naturaleza; es decir, ¡contigo mismo!

  • Pequeños entomólogos

Pocas actividades en la naturaleza divierten más y son más baratas y fáciles de organizar: hacer de entomólogos por un día, y dedicarse a observar insectos con una lupa. Descubrirán por sí solos lo fascinante que es la vida animal a tamaño real y contagiarás la pasión por aprender. ¡Prueba a hacerlo con pequeños de 2 o 3 años!

  • Tocar la naturaleza

Un juego muy divertido que puedes hacer con pequeños de todas las edades es el siguiente: que cada uno recoja tres o cuatro objetos distintos sin enseñarlos y después, con los ojos vendados, tiene que adivinar de qué se trata haciendo uso sólo del tacto. ¡Una forma lúdica de abrirse a la naturaleza!  Paseo familiar en el parque - actividades en la naturaleza

  • Adiestrar el olfato

Si unes la naturaleza y el sentido del olfato, ¡estarás uniendo dos grandes olvidados! ¿Cómo hacerlo? Enseña a valorar los olores que nos ofrece la naturaleza jugando a encontrar arbustos aromáticos, que te puedes llevar a casa para ambientarla, como el romero, el laurel o la lavanda.   

  • Una vez adiestrado el olfato…

Un juego muy divertido es aprender los aromas de cada flor, y después jugar a adivinarlas con los ojos cerrados. ¡Suma un punto por cada flor acertada y verás la motivación de los más pequeños por aprenderlas todas!

  • Conocer la naturaleza de noche

Una de las actividades en la naturaleza que suele entusiasmar más a los pequeños, por el grado de trasgresión y misterio que tiene asociada, es la de organizar paseos nocturnos. Asegúrate de que controlas la zona, ¡y sal con una linterna a caminar! Cuando te hayas cansado, la puedes completar con otra actividad interesante al final del camino…     

  • Orientarse con el cielo

Sí, está lleno de aplicaciones fantásticas con mapas celestiales completísimos… pero ¡prueba a enseñar a mirar y admirar el cielo una noche estrellada, alejándote de la contaminación lumínica de las ciudades!

Puedes entrenar la mirada junto a los pequeños, y comprobar cómo cada vez identificarás más estrellas y constelaciones, ¡para orientarte como en el pasado! Completa tu experiencia con algún libro que refuerce lo aprendido en el cielo.

¿Ya has organizado actividades en la naturaleza con niños? ¡Cuéntanos tu experiencia y completa nuestras propuestas con otras que te hayan funcionado!Si te ha resultado interesante quizás quieras leer sobre la fascinación infantil por los animales: ¡una ocasión para aprender! o completarlo con 5 recursos para conocer más sobre el planeta Tierra sin salir de casa.

Compartir:
FacebookTwitterGoogle+LinkedIn

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *