Alain Deneault decía estos días que se nos alienta “a vivir y trabajar como sonámbulos, y a considerar como inevitables las especificaciones absurdas a las que uno se ve obligado”. Eso pone de manifiesto hace un siglo Franz Kafka en obras como La metamorfosis.  

Kafka se ha convertido en un adjetivo para calificar situaciones “trágicamente absurdas”, utilizando el apellido de alguien que precisamente consideraba imposible describir lo que vivimos. De ahí la ambigüedad y la riqueza simbólica de su literatura. 

Nada como La metamorfosis para adentrarse en un mundo que en el fondo es reflejo de lo que vivimos. Reflejo, eso sí, simbólico de nuestra sociedad. Por eso tan importante es su lectura como el trabajo didáctico, tan importante el texto, como el contexto.

En los relatos de Kafka parece que los propios individuos respondan a esa cosificación “cosificándose”, perdiendo su condición de sujetos, ya sea convirtiéndose en un legajo dentro del delirante sistema jurídico o en un insecto aislado en una habitación.   

Kafka supo poner palabras a la soledad del individuo y al vacío de sentido al que nos ha arrojado nuestra época. “No soy una luz” -le confesó un día a su joven amigo Gustav Janouch- “Soy un callejón sin salida”.

Ilustración en la edición de Vicens Vives de La metamorfosis de Kafka Precisamente eso alumbra una salida: en ese callejón sin salida materializa la crisis del individuo moderno enfrentado a una sociedad cuyos resortes no comprende. Un tema que puede sonar lejano para un alumno actual, pero no lo es si se presenta adecuadamente: el mundo de Kafka es nuestro mundo.

La inmensa acumulación de interpretaciones históricas de corte sociológico, psicológico, religioso… da cuenta de la inagotable riqueza de La metamorfosis. La propuesta didáctica que te ofrecemos sólo pretende ser un punto de partida para sacarle partido.  

6 propuestas para llevar La metamorfosis a clase

  • Análisis de personajes

En la simbología de los personajes se cifran muchas claves de la obra. Divide la clase en grupos, para que cada uno prepare una caracterización de cada uno de ellos, especialmente de Gregor Samsa, su padre, su madre y su hermana Grete. ¿Sólo Gregor experimenta “la metamorfosis” a lo largo del relato?  

  • Soñar con La Metamorfosis

Como ocurre en El Proceso, el texto de Kafka navega en un desdibujado límite entre lo real y lo onírico. De hecho, los sueños han sido la materia de muchos artistas, y para los surrealistas a instancias del psicoanálisis freudiano, la revelación de la realidad reprimida. 

Propón un trabajo creativo en clase, en el que los alumnos deberán reconstruir literariamente algún sueño insólito que recuerden, o una invención sorprendente, en caso de que no lo recuerden. ¡Una manera de experimentar la potencia literaria de los sueños!

  • Kafka y el Expresionismo

¿Que sucedía entonces en otras artes? La singularidad de Kafka ha hecho que se renuncie a relacionarlo con corrientes coetáneas, pero si una de ellas se encuentra en su misma órbita estética es el expresionismo.      

Para ponerlo en diálogo con el expresionismo, te recomendamos una audición de fragmentos de las Cuatro canciones para orquesta, op. 22 de Arnold Schönberg o un comentario a La muerte y la doncella de Egon Schiele. ¿Qué nos transmite esa música y esa pintura que se parezca al relato de Kafka?

  • Historia: la antesala del horror

Son muchos los historiadores que sostienen que el siglo XX no comienza en 1900, sino en 1914, con el inicio de la Primera Guerra Mundial. La metamorfosis, publicada al año siguiente, cierra la Belle Époque y abre el siglo XX, casi anunciando lo que sucederá.

Resulta siempre sugestivo relacionarlo con hechos históricos. Por ejemplo, con el testimonio de Anna Frank: ¿Qué relación podemos establecer? ¿Podemos leer una alegoría? ¿Quién sería el humano devenido en insecto en la primera mitad del siglo XX?  

  • ¿Quién era Franz Kafka?

Esa pregunta se hace el agudo estudio introductorio de nuestra edición, reconociendo la dificultad de acceder a su persona más allá de sus textos. Sin embargo, también reconoce la relevancia de la personalidad del autor y aporta fotografías para acercarse a ella.          

En este sentido, el proyecto digital “Viajes de Franz Kafka” del fotógrafo checo Jan Jindra es un recurso fantástico para acercarse de forma amena y rigurosa a la figura del escritor, mediante un viaje fotográfico. 

Y si el presupuesto lo permite… incluso ofrece viajes guiados por los lugares en los que vivió y visitó más allá de su Praga natal, como Berlín o Zürich. 

  • Para saber más…

Todos los recursos de los que dispongas son pocos para sacarle jugo a una obra de la complejidad y profundidad de La Metamorfosis. Por eso, la edición de Eustaquio Barjau con ilustraciones de Tino Gatagán incluye una introducción muy clarificadora sobre la obra y el escritor, así como un perspicaz estudio con actividades de Francisco Antón que permite tanto profundizar en detalles, como ir más allá del texto.    

Lleva al aula literatura que hace pensar

Queremos ayudarte a llevar al aula un clásico imprescindible para educar a lectores inteligentes como La Metamorfosis. Y con él, otra obra literaria que hace pensar y pertenece al mismo mundo en crisis. 

Como sucede con La Metamorfosis, la obra de Miguel de Unamuno Amor y pedagogía (1902) es una de las novelas filosóficas más interesantes y subyugantes de su autor. Una inteligente sátira autocrítica y crítica contra el racionalismo y la fe ciega en la ciencia.     

Para conseguirlo, sólo tienes que entrar en nuestra página de Facebook y seguir las sencillas instrucciones para participar en el sorteo. ¡No pierdas esta oportunidad magnífica!

Sorteo La metamorfosis de Kafka y Amor y pedagogía de Unamuno

Si te ha gustado, te resultará interesante conocer nuestra propuesta didáctica de otros clásicos como Cumbres Borrascosas o Madame Bovary

Compartir:
FacebookTwitterLinkedIn

Sin Comentarios

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *