Suele decirse que una imagen vale más que mil palabras, y en el caso de la educación no hay duda de que es así. Según una investigación de la Red de Investigación en Ciencia Social (Social Science Research Network), el 65% de las personas aprenden principalmente a través de imágenes (son lo que en inglés se llama “visual learner”). Asimismo, se estima que la mente puede procesar una imagen miles de veces más rápidamente que un texto escrito. En este marco, el uso de infografías educativas en clase es una herramienta poderosísima que puede aportar numerosos beneficios a tus estudiantes, facilitando su proceso de aprendizaje y estimulando su creatividad. En este artículo, te contamos cómo sacar provecho a este magnífico recurso didáctico. 

¿Por qué infografías?

Las imágenes tienen un gran potencial comunicativo. Esto es algo que sabemos desde hace milenios, y la historia del arte es un magnífico ejemplo de ello. Sin embargo, actualmente vivimos en la época de la imagen, con lo que su importancia es mayor que nunca. Por ello, cada vez más personas, y de campos cada vez más variados, comprenden las ventajas de usar infografías para transmitir unas determinadas ideas o conocimientos. 

La infografía es una útil herramienta que permite generar y estructurar conocimiento de una manera atractiva y versátil. La división esquemática de la información, junto con el uso de imágenes llamativas, llevan a una comprensión rápida y amena de lo que se desea explicar. El uso combinado de imágenes y de conceptos, además, activa tanto las habilidades lógicas y verbales del cerebro como la imaginación figurativa y creativa, favoreciendo la asimilación del contenido transmitido.

La infografía en la educación

En el caso de la enseñanza, la infografía ofrece posibilidades especialmente interesantes. Hoy sabemos que no todas las personas procesan el lenguaje verbal con la misma eficacia, y que la comprensión lectora está especialmente conectada con la capacidad de atención. En el caso de los alumnos que presentan dificultades en estos campos, las infografías ofrecen un fantástico soporte a la atención

Las infografías se apoyan en el conocimiento apriorístico del alumno en la medida en que pueden activar conocimientos previos a través de la asociación de ideas, algo que contribuye a una mejor comprensión de los contenidos explicados. De esta manera, reducen la carga cognitiva y memorística de estos contenidos, a la vez que fomentan el pensamiento creativo a través del tratamiento estético y que estimulan la motivación de los estudiantes.

Por supuesto, los infográficos son solo una herramienta más, como tantas otras, y lo óptimo es poder combinarlas todas según las necesidades de nuestros estudiantes. ¡Ahora bien, si las usamos adecuadamente, podemos asegurar que nos serán de gran utilidad a nosotros y a nuestros alumnos!

¿Cómo usar las infografías en clase?

Las infografías ofrecen un gran espectro de aplicaciones en clase. Además de resultar atractivas para estudiantes de todas las edades, sus características las hacen muy adaptables a las necesidades del curso. No importa si se trata de historia o de física, de literatura o de biología: las infografías resultarán siempre un elemento didáctico de gran provecho.

Las infografías pueden usarse como soporte a una explicación o como complemento de otros materiales didácticos. Podemos animar a los alumnos a analizar los datos, interpretar la información y sacar conclusiones a partir del infográfico. También podemos usar un infográfico para suscitar un debate en clase. O incluso podemos proponerles que realicen ellos mismos un infográfico con la información de la lección, excelente manera de revisar contenidos y de trabajar la capacidad de síntesis. 

Como puedes ver, las infografías tienen numerosas aplicaciones en clase. ¡Todo dependerá de nuestros objetivos didácticos!

Ejemplo de infografía

¿Cómo realizar una infografía?

Si te has propuesto introducir las infografías en tus clases pero no sabes por dónde empezar, ¡no te preocupes! Es mucho más fácil de lo que parece, y gracias a internet tenemos a nuestra disposición un gran número de recursos y plantillas que podemos utilizar. Solo tienes que seguir estos sencillos pasos:

Elige un tema 

Por supuesto, es fundamental tener claro de qué queremos hablar, y también el tono  que vamos a emplear. 

Investiga y selecciona la información 

Las infografías se caracterizan por su carácter esquemático, por lo que es esencial también decidir cuidadosamente qué información incluimos –y por ende, cual vamos a dejar fuera–. El contenido ha de ser relevante, ajustado a las necesidades educativas y al nivel de nuestros estudiantes, y dentro de lo posible atractivo y sugerente.  

Define el tratamiento estético

¿Cómo quieres que se vea la infografía? ¿Quieres que sea más informal y divertida, o más seria? ¿Quieres usar algún color en particular? ¿Qué tipología puede encajar? Todos estos elementos dependerán del carácter y tono que quieras darle al infográfico.

Elabora un boceto 

Organiza cómo dispondrás la información dentro del infográfico. Qué partes incluirá, cómo resaltaremos los datos importantes, qué imágenes usaremos para acompañarlo… Es primordial que pensemos en cómo percibirán el infográfico nuestros alumnos, y que tengamos en cuenta que será una herramienta útil en la medida en que resulte atractiva. Por ello, siempre es preferible reducir la cantidad de información para dar más relieve a la estructura conceptual, que será de mucha mayor ayuda a los estudiantes. 

Realiza la infografía

¡Ya lo tienes todo listo para materializar todas tus ideas y dar forma a la infografía! Si no tienes muchos conocimientos de diseño, puedes servirte de las numerosas plantillas disponibles en internet. Hay muchas plataformas que pueden facilitarte la labor. Algunas de las más populares son: Infogram, Piktochart, Genial.ly, Canva, Easel.ly, Visme… pero hay muchos más, ¡seguro que encuentras la mejor opción para ti! 

Con estos sencillos consejos ya podrás empezar a crear fantásticas infografías que se convertirán en inestimables aliadas en tus clases.

¡Esperamos que estos consejos te hayan resultado útiles! Y si tienes otras ideas y consejos útiles para realizar infografías, no dudes en compartirlas en los comentarios.

Compartir:
FacebookTwitterLinkedIn

Sin Comentarios

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *