Todos somos conscientes aunque no todos obremos en consecuencia: una alimentación saludable es la base del desarrollo físico y mental de los más pequeños. Una cuestión importante si miramos los preocupantes datos de sobrepeso y obesidad infantil en muchos países.  

¡Pero no sólo se manifiesta en esos datos! Los riesgos asociados son muchos, especialmente graves si tenemos en cuenta que estás sentando las bases de la salud adulta. Algunas de sus consecuencias tardan en llegar, pero otras son más inmediatas. 

El desarrollo de enfermedades renales o cardíacas, aumento del colesterol o falta de hierro son sólo algunos de los ejemplos más directamente relacionados con una alimentación descontrolada, tan nociva como el sedentarismo.                  

Sin embargo, es más interesante y positivo que pienses en todos los beneficios que tiene una alimentación saludable. Una buena nutrición influirá en el desarrollo físico, así como en la capacidad de las funciones cerebrales. Y como sabes, eso tiene que ver incluso con la alimentación de la madre durante el embarazo.

El desarrollo cognitivo durante los primeros años es decisivo. Es entonces cuando se sientan las bases del aprendizaje y la capacidad de resolución de problemas, y es el momento de más importancia en la formación de sinapsis cerebrales.    

¡Una alimentación saludable es crucial en ese momento! Especialmente en la etapa perinatal pero también durante toda la infancia. Una buena nutrición tendrá efectos positivos sobre la atención, el desarrollo neurológico o el psicomotor

Pero lo que hace más importante la educación nutricional y el cuidado de una alimentación saludable es el hecho de que estarás creando un hábito que determinará la salud del futuro. Siguiendo el espíritu de VVKids, esos hábitos se tienen que crear de forma divertida. Niña comiendo plátano alimentación saludable                        

Por eso, queremos ofrecerte algunas propuestas y hábitos que te ayudarán a poner los cimientos de una infancia y una vida adulta sana y feliz. Sin obsesionarse y con paciencia, ¡la orientación y el aprendizaje es fundamental!  

6 propuestas para una alimentación saludable 

  • Enseñar a masticar 

Una pauta muy útil y más importante de lo que crees es masticar correctamente. Es el primer paso de una buena digestión y donde comienzan los hábitos saludables. Si eres padre o madre, sabrás que no es fácil el paso a alimentos sólidos. 

Sin caer en nervios, la firmeza es importante. Desde los 8 meses, puedes comenzar a ofrecer por ejemplo trocitos de fruta blanda o de verdura hervida, supervisando que ablanden el alimento. Y más tarde, es importante eliminar todo tipo de distracciones para poner atención en la comida y comer lento para masticar bien.         

  • Seducir con colores

Cuando comemos utilizamos más que el sentido del gusto y el olfato, ¡también la vista es muy importante! Por eso es una buena idea jugar con los colores para seducir desde pequeños. Pruébalo con las ensaladas, que permiten más variedad de alimentos.  

  • Premiar de otra manera 

Premiar con alimentos nocivos tiene el inconveniente de estar fomentando lo contrario de una educación en nutrición saludable. Y lo peor, es que si recompensamos y asociamos las emociones a la comida, los pequeños aprenderán a recurrir a la comida para huir de emociones negativas.  

Lo mismo cuando llegan las fiestas infantiles: bebidas edulcoradas y alimentos procesados para expresar la alegría de una celebración. ¿Hay alternativas? ¡Claro! Simplemente se trata de ser creativo. Si te ayudas de ideas que funcionan verás que es muy fácil.     

  • Aprender a cocinar

Niños amasando en la cocinaSi incluyes la cocina como actividad de ocio, estarás dando una lección fantástica: tener hábitos de alimentación saludable puede ser divertido y creativo. Además reforzarás la autoestima de los más pequeños y no verán la comida como una imposición.

Aprender a cocinar desde pequeños significa también aprender todo el proceso que siguen los alimentos hasta que llegan al plato, y es la manera más divertida de incorporar sabores nuevos e ingredientes sanos.     

  • Recurrir a recursos digitales

Como ves, hay muchas formas de educar en una alimentación saludable sin necesidad de recurrir a recursos digitales, pero la gamificación siempre es bienvenida y móviles y tablets son lo que tenemos más a mano. 

Con aplicaciones ya famosas y para distintas edades como Funny Food, Diana come sano o Carakuato, frutas y verduras aprenderán jugando. Si te faltan ideas para la cocina o se te hace una montaña planificarte, prueba Planifood, una app que puedes complementar incluso con el menú escolar.

  • Aliarse con los libros

Nuestro lema te invita a vivir tus libros… ¡y este caso no es una excepción! Tenemos dos propuestas diferentes, cada una para una etapa infantil diferente

Portada Atlas de la cocinaA partir de 3 años, A comer… ¡con los monstruos! te ofrece una manera muy divertida de aprender a contar… ¡y a comer! Con la ayuda de rimas y monstruos alegres y graciosos, ilustrados por Agnese Baruzzi, los más peques se animarán a comer. 

A partir de 8 años, el Atlas de la cocina es una propuesta muy completa para explorar culturas de todo el mundo a partir de sus aromas y sabores

Un volumen fascinante que te ofrece recetas sencillas de todo el planeta y curiosidades para niños y niñas, como los desayunos de cada país o la comida asociada a cada festividad. ¡Una forma lúdica de educar en la alimentación saludable!

¡Si tienes ideas o propuestas para enseñar buenos hábitos de alimentación compártelas con nosotros!

Si te ha resultado interesante, no te pierdas 6 beneficios de aprender a cocinar desde pequeños o 8 buenos hábitos para inculcar desde pequeños.

Compartir:
FacebookTwitterLinkedIn

Sin Comentarios

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *