El uso de drones, tanto dentro como fuera del aula, puede suponer una motivación extra para los estudiantes, además de complementar una metodología de carácter práctico y activo, con los alumnos como los absolutos protagonistas, un aprendizaje manipulativo, learning by doing, design thinking o aprendizaje por descubrimiento, como tengamos a bien denominarlo.

Algunas de esas ideas para hacer nuestras clases más innovadoras y atractivas, despertando la curiosidad de los alumnos, son las siguientes:

  1. Creación de un dron: los alumnos aprenderán matemáticas (trigonometría), robótica, electricidad, química (batería), programación, además de una dosis alta de perseverancia. Los estudiantes deben ser capaces de lidiar con la frustración y de aprender de sus errores.
  2. Desarrollo de proyectos: por ejemplo, para conocer y recorrer todo el colegio y sus alrededores. Se pueden hacer vídeos, fotografías, murales o mapas, entre muchas otras posibilidades.
  3. Geografía: realizar mapas de sus recorridos.
  4. Matemáticas: cálculo de recorridos, distancias, formas geométricas o gráficos temporales.
  5. Monitorización de desastres naturales: como sobrevolar los restos de un incendio forestal y concienciar a los alumnos de la importancia de cuidar la naturaleza. También se puede realizar el control de evolución de una zona que los alumnos hayan ido a reforestar o del huerto escolar. Se puede ver en tiempo real sin tener que trasladarse diariamente. Podemos tener fotografías o vídeo de cada día.
  6. Grabación de eventos culturales, escolares o deportivos: pudiendo formar parte de un periódico, un blog o una televisión escolar.
  7. Contacto con otras clases y cursos: podemos enviar el dron de una clase a otra con mensajes o para entablar relaciones, hacer actividades conjuntas o proyectos.
  8. Navegación con obstáculos: puede contribuir al desarrollo motor fino de los más pequeños y a la coordinación mano-ojo, controlando recorrido y destino.
  9. Arte y pintura: a un dron se puede añadir casi cualquier elemento, por ejemplo un pincel.
  10. Arte: realizar fotografías para que los alumnos deban adivinar dónde han sido tomadas y puedan reflexionar sobre sus características, calidad y valor artístico.
  11. Idiomas: a partir de fotografías realizadas, se pide a los alumnos que las describan o comenten. También se les puede dar órdenes y direcciones para seguir, en otro idioma. Igualmente, se puede leer sobre drones o realizar cualquiera de las otras actividades propuestas en una lengua extranjera.
  12. Ciencias naturales: conocer el medio ambiente en tiempo real.
  13. Debate: sobre aspectos éticos y legales del uso de drones.
  14. Debate: sobre la automatización y el futuro de los puestos de trabajos que puedan ocupar los drones u otras máquinas.
  15. Educación física: Se pueden grabar a los estudiantes realizando un deporte, para posteriormente poder mejorar movimientos o estrategias de equipo.
  16. Educación física: jugar al escondite con el dron, realizar una búsqueda del tesoro, jugar al pilla pilla o a seguir al dron por donde vaya.
  17. Actividades extraescolares: con el dron como protagonista.
  18. Cursos sobre drones: para aprender a crearlos, o para aprender sobre mecánica de vuelo, aerodinámica, motores, electricidad, electrónica, comunicación, capacidad de las baterías químicas, programación, usos de drones, fotografía y vídeos aéreos, diseño industrial, posibles usos sociales, etc.
  19. Universidad: para proyectos de arquitectura, construcción o ingeniería, control y conocimiento de flora y fauna, entre muchas otras posibilidades.
  20. Lluvia de ideas: dejemos que sean los alumnos los que propongan cómo usar los drones. Tendrán realizar un proyecto con los drones como protagonistas y veamos las ideas que sugieren.

Todas estas actividades pueden servir, igualmente, para atender a diferentes estilos de aprendizaje y para responder a alumnos con diversidad funcional, puesto que uno puede dirigir el dron, otro puede hacer fotos, otros corren, otros escriben, etc., los roles se reparten.

No nos engañemos, muchas de estas actividades se podrían hacer sin drones pero… ¿Serían tan motivadoras para nuestros estudiantes? ¿Incluirían el desarrollo de la competencia tecnológica?

Seguro que los alumnos propondrán muchas ideas mejores y más innovadoras que las de esta lista, siempre van un paso por delante, por eso son nativos tecnológicos, aprendamos de ellos y con ellos.

También te pueden interesar otros artículos de Ingrid Mosquera como Aprendizaje de servicio en el centro educativo: ¿cómo lo conseguimos? o la serie de Pinceladas metodológicas.

Compartir:
FacebookTwitterGoogle+LinkedIn

4 Comentarios

  1. 1
    Ingrid Mosquera Gende

    Estimado Edison, por supuesto puede emplear el material para hacer diapositivas, agradezco mucho que lo pregunte.
    Podría ser interesante si pudiese poner, al final, el enlace o la referencia del post.
    Me alegra muchísimo saber que el artículo le ha resultado práctico!
    Si desea ponerse en contacto conmigo puede hacerlo a través de mi cuenta de Twitter @imgende
    Un cordial y afectuoso saludo
    Ingrid Mosquera

  2. 2
    edison alvarez posada

    DOCTORA: Soy docente de Quimica y ciencias, en Colombia, le solicito respetuosamente que me deje utiliar su escrito para elaborar diapositivas para explicar a otros docentes, sobre los usos educativos de los drones, hace tres años estoy trabajando con drones, tengo un semillero de investigación de chicos entre los 10 a los 17 años. Si es de su agrado puedo enviarle fotos del trabajo con estos jovenes, en donde se aplica lo que aqui esta escrito.

Ver más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *