La nueva metodología del aprendizaje-servicio es, como en otros casos, una nueva denominación de una práctica que muchos docentes ya venían aplicando en sus aulas. Personalmente, llevaba a alumnos voluntarios de la universidad, del área de inglés técnico, a clase de Introducción a la Lengua Inglesa en la Universidad Senior, en las que se producía un enriquecimiento mutuo, ya que los mayores disfrutaban teniendo gente joven en el aula y los universitarios aumentaban su autoestima viendo cómo eran capaces de enseñar inglés, aún teniendo un nivel bajo.

En eso consiste el ApS, en aprender ayudando y, para eso, podemos no salir del aula, ya que no siempre resulta fácil abandonarla, ni por tiempo, ni por recursos ni por posibilidades prácticas, porque no hay que olvidar que en teoría todo proyecto suena muy bien, pero algo muy diferente es cómo llevarlo a la práctica, las dificultades que se presentan y los resultados reales que se obtienen.

Aunque la definición de esta metodología es aprender ayudando en la comunidad, no debemos obviar que los centros educativos son parte de esa comunidad, entornos en los que a veces ya existen muchas diferencias, grupos, distanciamiento y desconocimiento. Por lo tanto, aunque el ideal podría ser, sin duda, que la relación con la realidad, que se pretende como uno de los objetivos de este método, sea con la comunidad exterior al centro, creemos que una forma adecuada de introducirlo en el aula puede ser de forma paulatina y escalonada.

Así, en ese sentido, debemos ser capaces de mostrar empatía, comprender y ayudar al que tenemos a lado, en nuestra aula, para luego pasar al centro educativo y a la comunidad, tanto local como nacional o internacional. Otro de los objetivos de este aprendizaje es que los alumnos sean conscientes de los implicaciones de los resultados, es un aprendizaje real y práctico muy motivador y con muchas personas beneficiadas.

Algunas propuestas para aprender ayudando sin salir del centro son las siguientes:

  • Los alumnos que acaban primero una actividad, ayudan a otros compañeros que no han terminado, actúan como docentes (enseñando se aprende).
  • Los alumnos colaboran activamente, turnándose o mediante otro sistema, con alumnos que tengan determinadas necesidades.
  • Los estudiantes de cursos superiores van a dar charlas sobre contenido a alumnos de cursos inferiores, les apoyan con determinadas asignaturas, de forma individual o conjunta.
  • Experiencias como las de Hong Kong o Japón ofrecen ideas como la de cuidar entre los alumnos las instalaciones del colegio, incluso limpiar o tener un huerto urbano.
  • Experiencias como las del Templestowe College en Australia ofrecen la oportunidad a los alumnos de ser docentes de temas que dominen y formar parte en la elección de las materias. Además, la ayuda en la comunidad, la participación en actividades extraescolares y el trabajo externo son considerados como parte de la calificación.
  • Campañas de recogidas de alimentos, ropa, juguetes o tapones, por ejemplo.
  • Colaboraciones a través de internet: con otros centros, con otros países u ONGs. Estar conectados también puede servir para descubrir la realidad de comunidades lejanas y para ayudar a otros, mejorando como personas, aspectos que deberían ser objetivos intrínsecos en la educación.

No podemos obviar experiencias más complejas y completas que implican a la comunidad local o ciertos intercambios, y que siempre van a resultar más enriquecedores que la actuación limitada en el centro. Pero deseamos ofrecer algunas opciones puesto que los recursos o las posibilidades de actuación no siempre son las que nos gustarían. Podríamos decir que estamos realizando una adaptación del ApS propiamente dicho, recordando que la creatividad docente marca la diferencia cuando las posibilidades son limitadas. Si los objetivos simultáneos de concienciar y ayudar se consiguen, se habrá dado un gran paso cualitativo en nuestra enseñanza.

También te pueden interesar las Pinceladas Metodológicas de Ingrid Mosquera sobre proyectos, metodologías estrella, el poder de la mente o por donde pasa el futuro

 

Compartir:
FacebookTwitterGoogle+LinkedIn

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *