¿A ti también te encanta el momento de sentarte alrededor de un buen libro junto a los más pequeños? Sabemos que leer cuentos a los niños es una actividad que enriquece tanto a los peques como a los mayores y que se puede convertir en una experiencia más bonita todavía si seguimos unas sencillas pautas.

Reunimos diez de ellas a continuación… ¡toma nota!

  1. Un momento muy especial: Dale a la hora del cuento la importancia que se merece convirtiéndola en una rutina inamovible, otorgándole una hora y un espacio fijos.
  2. Permite que elijan la lectura del día: Aunque a veces puede ser algo complicado, trata de encontrar un equilibrio entre no dejarles decidir y que escojan siempre el mismo cuento. Puedes proponerles que sean ellos los que elijan, pero siguiendo unas normas sencillas y básicas, como no repetir una misma historia más de 3 días seguidos.
  3. Cambio de papeles: Si el niño o niña ya sabe leer, puede ser muy divertido (¡y una experiencia de la que aprender muchísimo!) que de vez en cuando se inviertan los roles y seas tú quién escuche el relato de la historia. ¡Leer cuentos a los niños no tan niños también es muy divertido para ellos!
  4. La importancia de la mirada: Recuerda levantar los ojos del cuento con frecuencia para comprobar su nivel de atención y estar pendiente de sus reacciones. Es imprescindible para poder ir adaptando el tono de voz o el volumen para mantener vivo su interés por el relato.
  5. A cada personaje, una entonación: Esta práctica ayudará a los peques a seguir la historia y les hará más sencillo entender cómo se van desarrollando los hechos y qué hace cada uno de los personajes.
  6. Adapta el ritmo de lectura a tus oyentes: La edad de los peques que tengas como público será la que marque la rapidez de la lectura, o incluso el volver a repetir algún capítulo o escena que no se haya entendido lo suficiente.
  7. Las pausas son mucho más que un silencio: Si se utilizan de la manera correcta, ¡los silencios pueden servir para crear intensidad, misterio o emoción!
  8. Acompaña la narración con la voz: Para contribuir a crear el ambiente, juega con tu voz. Puedes, por ejemplo, susurrar cuando la historia se vuelva tenebrosa, o subir el volumen y la intensidad cuando los hechos se aceleren de forma trepidante.
  9. Añade detalles al relato con sus aportaciones: Leer cuentos a los niños será aún más divertido si vas preguntando sobre detalles que no aparecen en el libro a medida que lees para ir incorporando información a la historia. ¿De qué color era el sombrero del protagonista? ¿Qué tiempo hacía ese día? Eso ayudará a que los peques estén pendientes de la narración y les motivará al sentirse partícipes.
  10. Tiempo para la reflexión: Al finalizar la lectura, plantea preguntas sobre las aventuras de los personajes y sobre la posible moraleja incluida en la historia. Es un momento genial para trabajar algunos valores, miedos o dudas de los peques en relación al cuento o a otros aspectos de la vida real que se relacionen con él.

Leer cuentos a los niños y niñas: algunos libros para empezar

¿No sabes qué historia puede ser buena para comenzar? Siempre es recomendable adaptar la elección de lectura a la edad de los peques que la vayan a escuchar, aunque si estás tú con ellos para leer el relato, podrás ser algo más flexible con ello.Recomendaciones para leer cuentos a los niños

Nosotros hemos querido seleccionar tres propuestas del catálogo de VVKids para ponértelo más fácil.

  • Un cepillo de dientes para Rex: ¡Una de nuestras historias favoritas de la colección de Kidsaurios! Pensada para peques a partir de 2 años, su protagonista es Rex, un pequeño tiranosaurio que quiere aprender a cuidarse los dientes para que sean tan fuertes como los de sus padres.
  • Caperucita roja: Redescubre el cuento y los protagonistas de siempre, pero con preciosas ilustraciones que hacen de este libro un ejemplar muy especial gracias al trabajo de la artista Francesca Cosanti.
  • El lobo hambriento: Un joven lobo hambriento ve en lo alto de un prado junto al río a una ovejita que tiene toda la pinta de ser un sabroso bocado. La astuta ovejita, sin embargo, no está dispuesta a que se la zampe el lobo…Este cuento de Norteamérica al que la ilustradora Melanie Williamson ha dado vida es un precioso libro lleno de encanto con el que aprender sobre la astucia y la paciencia.

Y tú, ¿tienes algún truco especial para leer cuentos a los más pequeños? ¡Compártelo con nosotros y el resto de lectores! Además, te recomendamos echar un vistazo a estas 5 ideas para trabajar los miedos mediante cuentos infantiles que ya compartimos en este blog.

Compartir:
FacebookTwitterGoogle+LinkedIn

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *