La educación inclusiva tiene un papel esencial en los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) dentro de la Agenda 2030, y también en el enfoque de la nueva ley LOMLOE en España que contempla entre otras, la personalización del aprendizaje y el derecho a una titulación adaptada.

Por otra parte, entre los desafíos de una actualidad sometida a la crisis de la pandemia, se encuentra el de una educación que sea capaz de ofrecer las herramientas y el acceso a una formación de calidad en condiciones de igualdad.

Entre la utopía y la esperanza, si hablamos de educación inclusiva hablamos de recuperar el espíritu ilustrado de la educación, el que veía en la educación una herramienta imprescindible para asegurar la libertad e igualdad de todos los ciudadanos.

En este sentido, cabría preguntarse si merece llamarse educación aquella que no tuviera en cuenta la inclusión, que no trabajara para facilitar el acceso a ella en condiciones de igualdad o para la cooperación en una realidad donde la diversidad es la norma.

6 propuestas para una educación inclusiva

No existe una receta para la educación inclusiva, pero sí hay puntos importantes para evaluar el grado de inclusividad de nuestros enfoques, así como para comenzar a trabajar poniéndola en práctica. Nosotros te proponemos estas 6.

  • Diálogo y participación

La vivencia de la diversidad en el aula debe comenzar en el diálogo. Respetando la singularidad de cada estudiante, la participación en clase debe adaptarse a las posibilidades de cada alumno.

El diálogo en el marco del aprendizaje-servicio es una herramienta muy potente para poner en práctica una educación inclusiva que involucre a todo un centro educativo.

  • Aprendizaje basado en proyectos

Una de las formas de personalización del aprendizaje es el ABP (Aprendizaje basado en proyectos), que además ofrece grandes posibilidades para la socialización. Un proceso en el que cada uno desarrolla su potencial a partir de sus posibilidades.

  • Aprender a aprender

Es una dimensión más del ABP, pero es necesario recordarlo en cada momento del proceso cuando hablamos de educación inclusiva. Este enfoque permite personalizar un proceso de aprendizaje que fomenta la confianza y la autonomía.

  • Competencias digitales

Lo que ya era una necesidad, se ha convertido en una urgencia en el contexto de la pandemia. Seguramente has oído hablar del Mundo Vuca o Vica, siglas de Volátil, Incierto, Complejo y Ambiguo. Ofrecer las herramientas para un acceso en igualdad de oportunidades a ese mundo, también pasa por un dominio de las competencias necesarias para afrontarlo.

  • El Diseño Universal para el Aprendizaje (DUA)

El enfoque del DUA es una potente arma contra todas las barreras que pueden presentarse en el aprendizaje. Se trata de un enfoque que permite adaptar cualquier unidad didáctica a las capacidades, niveles y posibilidades de cada estudiante.

  • Más allá del aula

Una educación inclusiva que elimine barreras de aprendizaje o tenga en cuenta la diversidad y pluralidad de las sociedades, no se debe reducir al espacio del aula. Un buen inicio sería analizar las características y usos que niños y niñas hacen del patio escolar, mejorando la accesibilidad y participación de todos.

Inspírate en el trabajo de la Red de patios inclusivos y sostenibles.

Necesitamos, hoy más que nunca, compartir ideas, propuestas y reflexiones. ¡Comparte con toda la comunidad educativa tus propuestas para una educación inclusiva!

Si te ha resultado interesante, te invitamos a leer los consejos de 3 expertos para una educación inclusiva real o para la atención a la diversidad.

Compartir:
FacebookTwitterLinkedIn

Sin Comentarios

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *