La importancia que está adquiriendo la robótica educativa y la programación se hacen evidentes en la configuración de las aulas, con espacios diferenciados para desarrollar diferentes disciplinas, que permiten a los estudiantes sacar el máximo rendimiento a las clases. Además, la robótica educativa permite generar un aprendizaje interdisciplinar, con el que podrán adquirir las primeras nociones sobre el uso de las tecnologías y la programación.

Con la robótica educativa se pueden adquirir ciertas competencias para la vida, tanto a nivel personal como profesional. Por ello, en los proyectos con robots, el alumno es el protagonista de su propio proceso de aprendizaje y, mediante el método de ensayo-error, consigue asimilar conceptos de una manera diferente. 

¿Qué beneficios tiene la robótica educativa?

Son muchas las aptitudes que se pueden fomentar con la robótica educativa. ¿Las conoces?

  • Despierta la curiosidad. Sobre todo en la etapa de primaria despierta cierta curiosidad por la robótica y empiezan a familiarizarse, a través del juego, con la programación.
  • Estimula la motivación. La curiosidad genera una gran motivación e interés por aprender. Esto facilita la comprensión de los conceptos y disminuye la posibilidad de un bajo rendimiento o incluso de fracaso escolar. Puede llegar a generar tanto interés que el propio alumno decida autoformarse en este ámbito.
  • Fomenta el pensamiento computacional. Con el “learning by doing”, los alumnos empiezan a reconocer aspectos del mundo que los rodea y pueden aplicar herramientas y técnicas para analizar y comprender los procesos que ellos mismos llevan a cabo. Estimulando el pensamiento computacional adquieren distintas capacidades como la resolución de conflictos, el pensamiento crítico, el razonamiento lógico, etc. Los robots como Dash & Dot promueven este pensamiento y mejoran el aprendizaje de las competencias para la vida.
  • Promueve la creatividad. Ya no se trata sólo de usar la tecnología sino de saber cómo funciona y de crear otras nuevas. Por eso, debes plantear proyectos en que los alumnos puedan plasmar sus ideas originales e innovadoras y activen sus habilidades para conseguir el objetivo final.
  • Incentiva el pensamiento abstracto. Cuando trabajan con la robótica deben programar y esta acción obliga a imaginarse la mejor opción antes de empezar y durante el proceso.
  • Desarrolla la autonomía. La organización del proyecto, la planificación del tiempo, la distribución de las tareas, etc. ayudan a adquirir cierta autonomía. También lo hace la programación, ya que se realiza mediante el método de ensayo-error. Únicamente tienes que acompañar y guiar al alumno, ayudándole cuando te lo pida.
  • Refuerza las capacidades sociales. Cuando trabajas con recursos digitales surgen dudas que puedes solucionar mediante el diálogo de igual a igual, lo que fomenta también la socialización. También puedes realizar proyectos en grupo para promover el trabajo en equipo y, de este modo, potenciar la toma de decisiones.
  • Atiende la diversidad. La robótica estimula a todo tipo de estudiantes, ya que cada uno sigue su propio ritmo de aprendizaje. A aquellos que tienen más dificultades les proporciona recursos y herramientas y, a los más avanzados, les abre un mundo lleno de posibilidades.

Si te has quedado con ganas de saber más, no te pierdas la experiencia en el CEIP Cardenal Vidal i Barraquer. Y si aún no has probado la experiencia de trabajar con la robótica en clase, ¡no esperes más!

 

Compartir:
FacebookTwitterGoogle+LinkedIn

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *