Seguramente has oído hablar de que la alfabetización tradicional es necesaria pero no suficiente para afrontar los retos del mundo actual. Incluso es posible que hayas leído acerca de la necesidad de una alfabetización múltiple dentro de los nuevos modelos de aprendizaje. Si no es así, ¡sigue leyendo! En este artículo te explicamos de qué se trata. Y si ya la conocías pero no has trabajado con ella en el aula, también te resultará interesante porque te damos algunos consejos para que lo hagas.

Desde hace algunos años, el campo semántico de la alfabetización tradicional se ha ampliado y esta ya no sólo se refiere a la capacidad de lectura y escritura de un texto. En nuestra era digital, la necesidad de una alfabetización múltiple surge ante la omnipresencia de las TIC y la proliferación de lenguajes y contenidos que no tienen sólo un soporte textual, sino que se presentan en forma de fotografías, gráficos, vídeos, animaciones, sonidos, música…

Los recursos más inmediatos a los que acceden tus alumnos y alumnas para conocer su entorno cultural hablan todos estos lenguajes y suelen hacerlo a la vez. ¡Y no sólo eso! Ellos ya no son simples receptores de esos lenguajes, sino que como emisores producen y comparten constantemente una gran cantidad de contenido que no deja de crecer.

Como ves, no hablamos sólo de un cambio tecnológico sino también social, cultural, económico… y por lo tanto educativo. El objetivo es el mismo siempre que hablamos de alfabetizar: proporcionar herramientas que permitan que el estudiante se convierta en una persona autónoma para entender el mundo y participar en él: un mundo que es textual, digital y audiovisual.                   

Alfabetización múltiple para competencias múltiples

En nuestra actual sociedad del conocimiento, tenemos una inmensa cantidad de saber disponible a golpe de click. La alfabetización múltiple dará competencias a tus alumnos para que sean capaces de hacer un uso eficaz y responsable de una gran cantidad de contenidos a los que tienen acceso de múltiples maneras. Por eso es una herramienta a tener muy en cuenta ante problemas tan actuales como la proliferación de noticias falsas o la dificultad para acceder a fuentes fiables entre la inmensa cantidad de información que permite generar la red.

Para cada reto tienes una estrategia de alfabetización: ¿Qué es y cómo se lee el lenguaje hipertextual? A eso responderá la alfabetización digital. ¿Cómo puedo evaluar la inmensa cantidad de información que recibo? Nos lo enseñará la alfabetización informacional. ¿Cómo funcionan los medios y qué impacto tienen sus mensajes? Debemos trabajar la alfabetización mediática.

Para que puedas tener una idea más concreta que te ayude a trasladarlo a tus clases, te dejamos algunas pautas y características de este enfoque que se ha ido convirtiendo en un eje principal de la innovación pedagógica:

  • Proyectos transversales

Donde mejor se pone en práctica este nuevo concepto de alfabetización es en el trabajo por proyectos que involucren distintas áreas de conocimiento y competencias a la vez. Si ofreces a tus alumnos un contexto metadisciplinar donde necesiten poner en práctica competencias clave como la comunicación lingüística, la competencia matemática, las competencias en ciencia y tecnología… tendrás las condiciones perfectas para que aprendan a comunicar, navegar por la web, calcular, escribir… y todas las habilidades que el diseño de tu proyecto sea capaz de estimular.

4 niños en clase con diferentes recursos como ejemplo de alfabetización múltiple

Tus alumnos deben aprender a moverse en un entorno cultural en el cual la autoría de los productos ya no es propiedad de una persona, sino que es fruto de un trabajo colaborativo y cooperativo al que podemos acceder online. Esto es lo que sucede cuando tus alumnos aprenden a trabajar con lenguajes hipertextuales (con nodos conectados a través de enlaces) o con hipermedia, donde ya no hay sólo palabras, sino también imágenes, audios o vídeo.   

  •   Educación inclusiva

Alfabetizar siempre implica utilizar la educación como una herramienta inclusiva, que permita fomentar una sociedad igualitaria y justa. Por eso, no debes descuidar todos los tipos de alfabetización que nacen de los nuevos lenguajes: saber sólo leer y escribir ya no es suficiente para poder acceder a la cultura y el conocimiento en igualdad de oportunidades.          

  • Adaptación del currículo escolar

La alfabetización múltiple también conduce a un replanteamiento de la lógica tradicional de aprendizaje, basada en una lectura lineal que jerarquiza conceptos, para aprovechar la estructura de hipervínculos que asocian referencias constantemente, tal y como funciona la lectura de textos y objetos multimedia enlazados en la red.       

  • Aprovechar el entorno

Una de las ventajas que ofrece este enfoque docente, es que puedes aprovechar cualquier entorno, incluso aquellos que a priori parecen de ocio, para poder enseñar. ¡Sólo tienes que orientar y crear el ambiente adecuado! Un enfoque pedagógico con una estrategia planificada con tiempo te permitirá aprovechar todos los recursos que cada vez más bibliotecas, museos y centros culturales están utilizando.   

También te puede interesar Una nueva educación se atisba en el horizonte: ¿estamos preparados? o esta reflexión sobre el aprendizaje significativo.

Compartir:
FacebookTwitterGoogle+LinkedIn

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *