Vivamos o no en sociedades laicas, el hecho religioso es innegable y determina nuestra forma de entender el mundo, incluso cuando la Biblia está poco presente en las lecturas y la formación académica. Por eso En el Arca a las ocho de Ulrich Hub se propone familiarizar a los jóvenes de hoy con sus fuentes. ¡Y lo consigue!  

En algún lugar del mundo donde sólo hay nieve y hielo, tres pingüinos discuten acaloradamente. Entonces sucede algo insólito: aparece una mariposa y uno de ellos decide matarla, contraviniendo uno de los Diez Mandamientos.

“Prepárate para lo peor (…) Puede que no estuviera muy inspirado a la hora de crear esta parte del mundo, pero cuando se trata de idear castigos, Dios tiene una imaginación prodigiosa” -le recuerda otro.   

La divertida situación derivará en el terrible anuncio de una paloma mensajera: el Diluvio Universal se acerca y sólo hay dos plazas para tres pingüinos en el Arca de Noé. Así comienza este ingenioso relato construido sobre el episodio narrado en Génesis, 6-8.  Ilustración del libro En el Arca a las ocho con un pingüino a punto de matar una mariposa mientras los otros dos observan 

Su autor es un dramaturgo con gran interés por la literatura y el teatro para niños, porque en ellos encuentra lectores y público sin tantos prejuicios. Así, En el Arca a las ocho no es sólo una historia inteligente y original, sino también una herramienta muy valiosa para movilizar habilidades de pensamiento en los más jóvenes.

Para ello son de gran ayuda las entrañables y graciosas ilustraciones de Jörg Mühle, que se adecúan perfectamente al tono de la prosa de Hub, irónico y siempre cómplice de la imaginación infantil.    

Aprovechando su propia capacidad de asombro y perplejidad, que es el origen de la filosofía en nuestra cultura, Hub parte de una reconstrucción del episodio del “Diluvio Universal” en el Antiguo Testamento, que ya podemos encontrar hace más de 2000 años en las doce tablillas de la epopeya de Gilgamesh.

Haber elegido este episodio no es casual. Como sabes, los niños y niñas empatizan de inmediato con los animales y Hub elige los que suelen despertar más simpatía, los pingüinos.  

Ese mecanismo es el que permite entender toda la complejidad de emociones que experimentan los personajes a lo largo de la narración. ¡Y también posibilita que su lectura te sirva para trabajar muchos contenidos en el aula!

En el arca a las ocho dentro del aula

Ilustración del libro En el Arca a las ocho con los tres pingüinos discutiendo

Más allá del valor literario que tiene por sí misma, En el Arca a las ocho viene complementada con una rica propuesta de actividades para el aula al final del libro, tanto para trabajar la comprensión lectora como para ir más allá del texto.

¡Aquí sólo te enumeramos algunos temas a los que puedes llegar a partir de su lectura!    

  • Pensar sobre Dios    

El inconveniente que tiene Dios es que es “invisible”. Un gran inconveniente para saber si existe, como recuerda uno de los perspicaces pingüinos. Precisamente el gran mérito de este relato es no renunciar a abordar grandes temas y hacerlo a través de una sencillez y naturalidad extraordinarias.

Uno de los retos de abordar esta cuestión, es que se trata de un objeto abstracto -quizás el más abstracto de todos-. Haz que los alumnos dibujen a Dios o que lo relacionen con un color. Después pídeles que expliquen las razones de su dibujo o asociación a un color.

Sin que se den cuenta, estarán inmersos en una discusión teológica a la altura de las refinadas polémicas de la escolástica medieval.     

  • Ética y Justicia divina

“Culpa” y “deuda” se designan enIlustración del libro En el Arca a las ocho con dos pingüinos escuchando la paloma que anuncia el diluvio universal alemán -lengua original del texto- con la misma palabra: Schuld, de tal manera que la culpa aparece junto al castigo como una deuda que el infractor debe pagar.  

En ese sentido, la obra te permitirá trabajar la cuestión de una manera sutil y abordar preguntas como “¿por qué Dios (especialmente en el Antiguo Testamento) castiga?”, o “¿en qué consiste el castigo?”.  

Los pingüinos hacen su propia reflexión: “A lo mejor el castigo no llega nunca (…) y en realidad la espera del castigo es el castigo mismo”. 

  • Existencia y sentido de la vida humana

Fuera de toda confesión religiosa, finalmente la cuestión principal es qué sentido tiene la existencia. ¿Cómo hablar de eso en la educación primaria? El autor consigue elaborar un texto que encara todas las preguntas relacionadas, casi como una obra existencialista para niños y niñas.  

  • La emigración

La incertidumbre al huir del hogar es una de las cuestiones que surgen durante el viaje en el arca. Una magnífica ilustración que te permitirá explicar uno de los retos más grandes de la actualidad: los fenómenos migratorios de personas que huyen de guerras, hambre y catástrofes.  

  • El valor de la diversidad

La particular relación entre los pingüinos y la paloma es la que permitirá el desenlace y te ayudará a enseñar que la diversidad, si bien puede ser motivo de conflictos, es una oportunidad para mejorar.Ilustración del Arca de Noé en el libro En el Arca a las ocho

  • El valor de la amistad

La amistad es el puente de comunicación que el autor utiliza con los niños para hablar de conceptos abstractos, porque es su realidad más cercana y cotidiana. Es también el valor en el que confluye la narración y todos los temas que la enriquecen.

Puedes utilizar sus personajes para fomentar un valor esencial, amenazado por el fomento constante del aislamiento y la competitividad en nuestras sociedades.  

Como ves, la transversalidad de En el arca a las ocho trasciende un aula de religión y permite trabajar contenidos de muchas asignaturas.

Un inteligente relato que no afirma ni niega nada, plantea preguntas. Son esas preguntas las que enriquecerán a tus alumnos más que las respuestas porque las primeras abren caminos, mientras que las segundas los cierran.

Si te ha gustado, puedes seguir aprovechando otras propuestas didácticas a partir de obras literarias como las de Frankenstein o Colmillo Blanco.

Compartir:
FacebookTwitterGoogle+LinkedIn

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *