La robótica educativa es una interesante herramienta interdisciplinar, ya que permite trabajar de forma competencial contenidos de las diferentes materias (matemáticas, sociales, naturales, lengua, arte, inglés, tecnología, etc…) y poner en práctica habilidades como la colaboración, la comunicación, el trabajo en equipo o la empatía y también desarrolla un sinfín de aptitudes. Se trata de un sistema de enseñanza que abre todo un nuevo mundo de posibilidades mediante la programación, y que fácilmente puede adaptarse al trabajo por proyectos en las diferentes etapas educativas.

En esta ocasión, te proponemos una actividad que parte de un interesante reto: ¿serán capaces tus estudiantes de diseñar sus propios laberintos para que Dash los recorra? Utilizando la aplicación Blockly tendrán que programar a los robots para conseguir que encuentren la salida de la figura propuesta. De esta forma, aprenderán a concebir un diseño, a trabajar el razonamiento espacial, las medidas, los ángulos, los sensores, los bucles, la secuenciación y las instrucciones.

Smita Kolhatkar, coordinadora tecnológica en Barron Park Elementary de Palo Alto (California), es la creadora de esta propuesta para estudiantes de 6 a 10 años. El tiempo estimado de realización de la actividad es de 30 a 60 minutos, y se propone trabajar idealmente en grupos de 2 o 3 personas.

Pero, ¿qué objetivos se plantea esta actividad? Podríamos resumirlos en 3 principales:

  • Diseñar un laberinto que cumpla con las especificaciones necesarias para que pueda ser recorrido por Dash.
  • Programar a Dash con las instrucciones necesarias para recorrer un laberinto mediante la aplicación Blockly.
  • Reflexionar sobre los aprendizajes realizados durante la actividad y compartirlos con sus compañeros y compañeras.

Paso a paso

Sigue las indicaciones para realizar correctamente la actividad:

  1. Para empezar, divide el alumnado en grupos de 2 a 3 miembros y preséntales la tarea a realizar: ¡diseñar un laberinto y programar a Dash para que lo recorra!
  2. A continuación, pide a los grupos que diseñen sus laberintos en un papel, preferiblemente cuadriculado. Es importante aprovechar este momento para refrescar los conceptos básicos para trabajar con Dash que han aprendido anteriormente, como que el camino debe tener más de 28 cm de ancho, que las curvas deben ser de 45º o de 90º, etc.
  3. Una vez confeccionados los planos de sus laberintos en una hoja de papel, los alumnos y las alumnas deberán construirlos con bloques de madera o con bloques tipo LEGO®.
  4. Con el laberinto construido, es el momento de que los grupos de trabajo utilicen la aplicación Blockly para programar a Dash de forma que pueda recorrer el laberinto. Es importante comprobar que la programación que ha realizado cada grupo funciona y hacer las correcciones oportunas en caso de que sea necesario. En este punto, puedes recordar el uso de los sensores y de los bloques Obstacle in Front de la aplicación, que permiten crear bucles y hacer más eficaces las acciones programadas.
  5. Una vez finalizada la actividad, puedes pedir a cada grupo que comparta con el resto de compañeros y compañeras qué ha aprendido, qué dificultades ha encontrado y cómo lo ha solucionado.

Si te ha gustado esta actividad, te recomendamos también otras propuestas para trabajar las matemáticas o la geografía con Dash & Dot en el aula.

Compartir:
FacebookTwitterGoogle+LinkedIn

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *