Pocas simbologías más ricas que la del laberinto, que “posee una cualidad atrayente, como el abismo, el remolino de las aguas y todo lo similar”. Así lo describió un experto en símbolos como J.E. Cirlot. Fascinantes, atrayentes, irresistibles… ¡por eso los libros de laberintos tienen algo mágico!

Pero además de convertir los libros en un objeto tan fascinante como divertido, los laberintos tienen un gran valor educativo que ha sido aprovechado durante décadas y sigue siendo reconocido hoy.  

En este sentido, los libros de laberintos han entrado en los planes de muchos educadores pero también de terapeutas, porque no sólo aportan muchos beneficios sino que son una herramienta para evaluar los procesos de aprendizaje en todas las etapas.   

¿Por qué? ¡Sencillo! Es una actividad que involucra muchas competencias, así como estimula habilidades motoras en los primeros años o genera hábitos saludables que se convertirán en actitudes positivas: paciencia, perseverancia, autocrítica…   

Lo más importante es que todo eso lo ponen en marcha jugando; es decir, haciendo una actividad en la que los niños están motivados y por lo tanto son espontáneos y transparentes. ¡La mejor lupa sobre su forma de sentir y aprender que es única en cada niño!

7 beneficios de los libros de laberintos

Pocas actividades como esta son capaces de desarrollar tantas competencias al mismo tiempo. Aquí tienes tan sólo algunos ejemplos del provecho que puedes extraer de los libros de laberintos.   

  • AtenciónNiño en un laberinto para ilustrar libros de laberintos

Nuestra capacidad de atención es limitada, pero entre los últimos estudios muchos coinciden en señalar que a las generaciones más jóvenes les cuesta mantenerse atentos en una misma tarea. Precisamente los libros de laberintos, al ser atractivos, logran captar la atención a la vez que exigen paciencia.

Por eso se están utilizando incluso en niños con Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH). Si aprovechas a trabajar la atención desde los primeros años, ¡sentarás unas bases sólidas para el futuro!

  • Concentración

Una pauta fundamental para evaluar un juego es la concentración que es capaz de motivar. Algo más que la atención, porque implica captar la atención y después mantenerla. Al proponer un reto -adecuando la dificultad a las capacidades- como encontrar la salida del laberinto, estarás alimentando la capacidad de concentración indirectamente, a través de la motivación.   

  • Observación

La percepción visual es crucial para resolver laberintos. Para poder resolverlos, los niños deben atender a cada detalle y alternar entre la visión focalizada en un elemento y la visión alejada y global del conjunto. Una actividad que les motiva a entrenar la capacidad observadora.   

  • Pensamiento abstracto

Un ejercicio aparentemente tan inocente como buscar la salida en un laberinto puede resultar un detonante para desarrollar el pensamiento abstracto, fundamental para el desarrollo cognitivo y clave para ser una persona creativa y con capacidad de análisis.  

  • Psicomotricidad

Los libros de laberintos también contribuyen al desarrollo de la psicomotricidad fina en la medida en que para para encontrar la salida hay que coordinar movimientos pequeños y precisos de ojos y manos. Y lo más importante, ¡de forma gradual y adaptado a la habilidad de cada niño!

  • Resolución de problemas   

Quizás has oído hablar de la etimología de la palabra “Método”: su origen griego quiere decir “camino” que debemos tomar para llegar a un lugar. Un laberinto es exactamente una reflexión constante sobre el camino que debemos tomar para llegar a un destino. ¡Una preparación perfecta para trabajar la resolución de problemas!  

  • Autoevaluación

Al escoger un camino equivocado en un laberinto, el proceso se detiene y debes regresar sobre tus pasos para identificar dónde se encuentra el método-camino adecuado. Es decir, te evalúas a ti mismo en el propio camino. ¡Los libros de laberintos fomentan una habilidad y una actitud muy necesaria en cualquier campo del conocimiento!   

Dos libros de laberintos para empezar

Entre todas nuestras propuestas elegimos dos para que no te pierdas, recomendadas para niños y niñas a partir de 6 años, ambas ilustradas por Agnese Baruzzi. Un libro de gran formato y rico en detalles, y otro temático para contagiar al mismo tiempo la pasión por la lectura.

Lo que propone “Portada de Laberintos gigantescos - libros de laberintosLaberintos gigantescos” son horas de entretenimiento, con provecho didáctico y retos adaptados a distintas capacidades. Con un formato gigante, las divertidas y originales ilustraciones son uno de sus grandes atractivos.

Las paredes de los laberintos, ¡son animales formando una trama enorme que te generan dudas! Un reto para entrenar tu atención. Concéntrate, encuentra el único camino que te lleva a la salida… y después busca y cuenta los animales. ¿Se te ha escapado alguno? ¡Consulta las soluciones al final del libro!  

“Los laberintos de Alicia” es la propuesta más divertida que te puedas imaginar para entrar en el mundo fantástico de Alicia en el País de las Maravillas. 

Esta vez, te encontrarás trampas en los laberintos preparadas por los extravagantes personajes que habitan el País de las Maravillas. ¡Cada laberinto es un episodio de las aventuras de Alicia!

Por eso, primero conocerás la historia que te espera en cada laberinto, y después te adentrarás en cada uno, tratando de encontrar la salida y contar todos los personajes: gatos sonrientes, animales parlanchines, el sombrerero loco, la Reina de Corazones…

¿Cuál de ellos es tu preferido?

Si has disfrutado con este artículo, quizás te preguntes ¿Por qué los libros de buscar y encontrar siguen siendo tan populares? o quieras conocer 10 libros para compartir en familia.  

Compartir:
FacebookTwitterLinkedIn

Sin Comentarios

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *