¿Pueden los animales hablar o dar consejos? ¿Y cocinar? ¿Tienen las ratitas casas en los alcantarillados? ¿O puede una mamá ratón cuidar de dos ranitas?

En las historias infantiles, los animales tienen características de personas y viven situaciones humanas. Además aportar creatividad e imaginación a la historia, los más pequeños los perciben como compañeros no solo de viaje, sino también de aprendizaje, les ayudan a comprender la realidad e incluso empatizan con sus vivencias.

No solo se trata de un recurso creativo, los animales humanizados también enseñan valiosas lecciones a los más pequeños. Aquí te dejamos cinco historias de animales con características humanas y todos los valores que pretenden enseñar.

El debate sobre la bondad y la justicia está presente en esta historia de un comerciante que salva a un tigre que se lo quiere comer después de ayudarlo a salir de un hoyo. Tras escuchar la opinión de un buey, un árbol y una libre el tigre vuelve al hoyo donde empezó la historia.

La astucia y la imaginación de la liebre resuelve el problema y le da una lección al ingrato tigre. ¿Una buena acción debería pagarse siempre con una buena acción? Según la liebre, depende de a quién ayudes. Creatividad, imaginación, gratitud y generosidad se esconden en esta historia.

Tanto el Mirlo, como el topo como el Erizo dudan de que mamá Ratón pueda cuidar a dos ranitas que se han quedado solas. ¡Y es que necesitan cosas tan diferentes de sus hijos ratoncitos! Pero mamá Ratón les demuestra que no, que en el fondo todos los niños necesitan lo mismo, y todos colaboran para crear una gran familia.

Detrás de la decisión de mamá Ratón se esconden infinidad de valores: responsabilidad, solidaridad, generosidad, imaginación, tolerancia, confianza, criterio propio… todos fantásticos valores para transmitir.

Nunca hemos visto un ratón con dificultades para andar, ni un topo corto de vista, ni una rana sorda, ni un erizo miedoso… Y mucho menos que todos emprendan un viaje juntos para descubrir mundo. ¿Por qué no? ¡Todos tienen sus puntos fuertes y juntos lo consiguen!

Además de ser valientes son constantes en su empeño, generosos con los demás, solidarios ante las necesidades del otro y tolerantes con la diferencia. Confían los unos en los otros y ¡nada les puede parar!

Rafa y Tono no pueden ser amigos… ¡son tan diferentes! ¿Cómo puede divertirse Rafa con un columpio con lo divertida que es mi piscina? ¿Cómo es posible que a Tono le encante cocinar si yo con una ensalada tengo suficiente?

Cada uno tiene su criterio propio, lo que es muy bueno, pero también se dan cuenta que la tolerancia, la generosidad y la diversidad se imponen por encima de las diferencias y se lo pueden pasar genial los dos juntos.

¿Por qué es peligroso el campo para una ratita que vive en la ciudad? ¿Y para una que vive en el campo? Comida, cama, entorno… Ninguna de las dos se siente segura en casa de la otra. En esta fábula valores como el criterio propio, la valentía, la ecología o la diversidad se esconden para llegar a una conclusión: ninguna diferencia está por encima de su amistad.

También te puede interesar 5 cuentos para 5 valores o 7 libros para hablar de amistad en el aula.

Compartir:
FacebookTwitterGoogle+LinkedIn

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *