Los jóvenes prefieren ver vídeos de plataformas como Youtube antes que consumir televisión, según un estudio de la firma Piper Jaffray. Tus alumnos, a diferencia de generaciones anteriores, recurren a los vídeos antes que a programas de televisión para entretenerse y evadirse. Y no solo eso, sino que también hay estudiantes que también utilizan plataformas como Youtube con fines educativos, gracias a profesores como David Calle.

Una forma excelente de introducir los vídeos en las aulas es pedir a tus alumnos que los creen ellos mismos. Bajo tu supervisión, los estudiantes podrían elaborar productos audiovisuales para desarrollar conocimientos curriculares que enriquezcan el aprendizaje de todo el aula.

¡Esta práctica puede ser realmente beneficiosa y tiene varias ventajas educativas!

  • Fomento del trabajo en equipo: para la realización de un vídeo se necesitan varias personas con diversos roles: operador de cámara, actor, director, editor, realizador y productor. Así, tus alumnos deberán tener en cuenta las potencialidades de cada uno y dividir las tareas. Para que el vídeo sea un éxito, tendrán que coordinarse y desarrollar sus roles de forma conjunta.
  • Potenciación de las destrezas comunicativas: podrías pedir a todos tus alumnos que aparezcan en el vídeo para asegurar una mejora en la capacidad comunicativa de todos. Hablar frente a una cámara no es sencillo, ¡pero se puede conseguir!
  • Dotes de representación: mediante el uso del guión previamente elaborado, tus estudiantes tendrán que poner en uso su capacidad dramática y dar cuerpo al guión.
  • Familiarización con la tecnología: tal y como escriben Rosalía Romero y Julio Cabero, “los medios a emplear no se deben percibir simplemente como elementos técnicos, sino como elementos didácticos y de comunicación”. Por tanto, el uso de cámaras, micrófonos y de programas de edición aportará conocimientos tecnológicos de gran relevancia para tus alumnos en el contexto actual.
  • Un punto de vista nuevo: como hemos comentado antes, los jóvenes están muy acostumbrados a consumir vídeos. Pero, ¿cuántos de ellos conocen el esfuerzo que requiere la elaboración de dicho contenido? Gracias a la elaboración de vídeos didácticos obtendrán un punto de vista novedoso: el del creador.
  • Aprendizaje intercurricular: tus estudiantes aprenderán sobre tecnología y actitud frente a una cámara a la vez que trabajan contenidos curriculares.
  • Aprendizaje dinámico: tus alumnos entenderán el funcionamiento de todos los recursos necesarios para crear un vídeo a través de su propia experiencia, lo que les resultará muy útil. Tal y como indica la Taxonomía de Bloom, crear es el nivel más elevado del aprendizaje.
  • Motivación: tus estudiantes tendrán ganas de elaborar vídeos, ya que están plenamente acostumbrados a verlos y, por una vez, les gustará la idea de ser ellos los encargados de crearlos.

Aprovechar la tecnología y los gustos de tus alumnos está en tus manos. Con ello podrías acercarte a tus estudiantes y, simultáneamente, mantener la importancia de los contenidos curriculares.

Por último, descubre algunos ejemplos de vídeos educativos protagonizados por niños. ¡Podrías coger ideas!

  • Madres: rap de alumnos dedicado a sus madres.

  • Deadlines: un vídeo sobre cómo hacer fluir la creatividad en las aulas.

¿Te ha gustado este post? Echa un vistazo a Cómo aprovechar el potencial de Twitter como recurso educativo o 7 consejos para la personalización del aprendizaje.

Compartir:
FacebookTwitterGoogle+LinkedIn

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *