Empieza un nuevo curso y con él los nervios típicos del primer día de clase. ¿Qué tal unos consejos para docentes para empezar con buen pie?

Para aquellos que ya llevan unos cuantos años dentro de un aula quizá este proceso es más llevadero. Sin embargo, para los docentes que se ponen por primera vez delante de una treintena de alumnos y alumnas puede resultar más inquietante. En este momento surgen infinidad de preguntas: ¿Cómo será mi clase? ¿Me sabré explicar? ¿Qué estrategias puedo utilizar para motivarlos a aprender? Y un largo etcétera.

¡No te preocupes! Para eso hemos preparado este fantástico artículo con algunos consejos para docentes en su primer día de clase que te llevarán a reflexionar y a tenerlo todo preparado y a punto para llevar a cabo el nuevo curso con ganas y disfrutando del momento que, seguro, recordarás toda la vida.

Consejos para docentes en su primer día de clase

Estos consejos para docentes no van dirigidos únicamente a los que empiezan, sino que también a aquellos profesores y profesoras más veteranos que pretenden reflexionar sobre su práctica educativa:

  • Conoce a tus alumnos. Es imprescindible conocer a tus alumnos y alumnas desde el primer día y que ellos y ellas también te conozcan a ti. Así pues, elige una dinámica que consideres adecuada y adéntrate tu también en la actividad siendo un participante más. ¡No olvides que durante el curso puedes aplicar dinámicas de cohesión de grupo para incentivar la interacción de este!
  • Planifica tus clases. Todos sabemos que planificar es una de las tareas más complicadas y a las que dedicas un gran tiempo y esfuerzo, ya que es de gran importancia para un buen desarrollo del curso y te proporciona un cierto nivel de organización. Aun así, recuerda que las planificaciones deben ser flexibles y que si un alumno o alumna propone un tema de interés con el que se pueden trabajar contenidos de tu materia, puedes adaptar tus clases.  
  • Organiza el espacio del aula. La distribución de un aula puede definir las metodologías que se utilizarán en ella. Además, sabemos que el entorno también educa y por lo tanto debemos promover un espacio educativo adaptado a las necesidades de nuestro alumnado para que se produzca un aprendizaje significativo. ¿Te animas a cambiar la organización de tu aula?
  • Fomenta la curiosidad. Para que los alumnos y alumnas aprendan debemos motivarlos y para ello la curiosidad es una factor clave. Busca recursos, datos, estrategias que capten la atención de tus estudiantes y permitan que el aprendizaje sea divertido e interesante.
  • Conciencia sobre la importancia de tu materia. Haz que tu materia sea útil en el día a día de tus alumnos y alumnas. Saber por qué es importante aprender los contenidos de tus asignatura y saber aplicarla en el entorno más cercano de los niños y jóvenes, puede ser un buen motivo para interesarse por el aprendizaje.

  • Trabaja la educación emocional. Los niños y niñas deben reconocer y gestionar sus emociones para promover un buen aprendizaje dentro del aula. Es imprescindible que como docente proporciones un ambiente de confianza y seguridad para que expresen sus sentimientos. ¡Si tus alumnos tienen una buena base emocional, el aprendizaje será mucho más efectivo!
  • Promueve una participación activa. Aunque tu organización del aula invite a la participación de tu alumnado, también es recomendable que los estimules con preguntas y metodologías activas. Asimismo, hacer entender a los niños y niñas que el error es otra manera de aprender, es quitarles el miedo a equivocarse con lo cual la participación en clase será mucho mayor.
  • Crea un buen ambiente de reflexión. El pensamiento crítico es una competencia necesaria en tus alumnos y alumnas para poder conformar su propio aprendizaje. Propón actividades para reflexionar, discernir, analizar, argumentar la información a la que accedemos.
  • Fomenta el trabajo cooperativo. Trabajar en equipo con un objetivo común y ayudándose los unos a los otros, desencadena una serie de competencias que mejorarán el aprendizaje de tu alumnado. ¡En grupo se aprende más y mejor!
  • Nunca dejes de aprender. La formación continua de un docente es un requisito imprescindible para poder proporcionar a tu alumnado un aprendizaje actualizado y significativo.

Ahora que ya tienes en tu poder estos consejos para docentes para el primer día de clase, solo falta que te relajes y disfrutes de tu profesión que seguro que te dará momentos muy felices y apasionantes que guardarás en la memoria con gran cariño.

Sabemos que hay muchos consejos más que dar, así que si te animas a explicar alguno que te haya servido personalmente en tus primeros días de clase… ¡No dudes en compartirlo!

También te puede interesar 10 propuestas para el primer día de clase o las 3 cosas que no pueden faltar el primer día de clase, según los expertos.

Compartir:
FacebookTwitterGoogle+LinkedIn

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *