La habilidad para gestionar las emociones es un valor muy importante en la vida de una persona. Cada vez somos más consciente de ello y escuchamos hablar mucho de educación emocional, sobre todo en el ámbito de la enseñanza infantil. Por eso, queremos presentarte Emonautas, ¡una colección para vivir las emociones!

Parece claro que tener una gestión emocional adecuada (es decir, una alta inteligencia emocional) nos va a hacer no solo más exitosos sino más felices y nos preocupa dotar a  nuestros pequeños de esas herramientas tan importantes para su desarrollo. Poco a poco la educación emocional va entrando en las familias y en las aulas: queremos trazar un camino por el que acompañar a nuestros pequeños en este asunto que nos resulta complicado también a menudo a los adultos.

Y, como trazar un camino nuevo no es fácil, aparecen en el mercado muchos materiales y recursos para ayudarnos. Juguetes, juegos, cuentos, películas… son muchas las propuestas para tratar este tema que se ha convertido en un fenómeno de moda, pero que no por ello deja de ser muy importante.

Ahora bien, como es lógico, no todo lo que sale al mercado tiene el mismo propósito o está cuidado de la misma manera, así que, si nuestra intención es buscar un recurso pedagógico respetuoso que nos ayude a tratar este tema importante de manera adecuada, hemos de ser selectivos con lo que utilizamos, igual que lo somos con el resto de la educación que brindamos a nuestros hijos o alumnos.

Emonautas y los tentáculos de Blef

Emonautas BlefUno de los recursos más completos que podemos encontrar son los cuentos infantiles. Si además van acompañados de una guía pedagógica como los cuentos de la editorial Emonautas, pueden resultar más útiles. Entre otros cuentos de esta editorial, encontramos una colección sobre emociones llamada Los tentáculos de Blef, que dedica un cuento completo a cada emoción.

El protagonista es Blef, un pequeño extraterrestre verde al que, a veces, le pasan cosas que hacen que sus tentáculos cambien de color. Hasta el momento están publicados los libros de Rabia, Miedo y Tristeza, y en breve los acompañarán dos nuevos títulos. Lo que diferencia a Emonautas de otras propuestas, además de incluir una guía para padres y educadores en cada cuento, es su enfoque respetuoso y no directivo, donde no se juzgan las emociones como buenas y malas, sino que se plantean desde el permiso absoluto para experimentarlas.

Los niños se identifican fácilmente con Blef, lo acompañan en sus vivencias y aprenden en cada situación al menos una vía posible de solución. Los tentáculos de Blef, más allá del cuento, serán una ayuda para adultos y pequeños para poder hablar de emociones y se ofrecen propuestas y juegos para aprender a canalizarlas.

Hay algo de magia en el género del cuento infantil, algo que tiene que ver con el vínculo, con el compartir tiempo. Los cuentos son además una forma maravillosa de hacer llegar un mensaje. Ahora bien, ¿se aprenden emociones leyendo un cuento? Pues no.

La única forma de aprender sobre las emociones es viviéndolas, experimentándolas en nuestro cuerpo. A partir de ahí podremos identificarlas, reconocerlas, ponerles nombre, verbalizarlas, permitírnoslas y canalizarlas de una manera sana y adecuada.

Pero, desde luego, es mucho más divertido hacerlo acompañados de un personaje como Blef, que a muchos nos hubiera gustado conocer de pequeños.

Compartir:
FacebookTwitterLinkedIn

Sin Comentarios

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *