Halloween es una fiesta que tiene presencia en cada vez más lugares. Ecos de un culto a los muertos que en países como México ya se funde con su “Día de los Muertos”. Sea como sea, el éxito de una celebración tan atractiva para los niños hace que las manualidades para Halloween sean una fantástica manera de darle un sentido pedagógico.

Como debes saber, las manualidades son una oportunidad para estimular muchos procesos cognitivos tan necesarios como la memoria, la concentración o el pensamiento creativo y analítico, además de reforzar la psicomotricidad y la autoestima.               

Por otra parte, al hacer uso en gran medida de material reciclado, con ellas estarás potenciando la mirada creativa sobre la realidad a la vez que darás una valiosa lección sobre la necesidad de reutilizar los objetos que tenemos más cerca.  

Hay pocas festividades que den tanto juego como esta: calabazas, gatos negros, arañas, zombies, brujas, vampiros, fantasmas, monstruos de toda clase… ¡El material de las manualidades para Halloween no se termina nunca!

Mucho material y muchos seres terroríficos, sí. ¿Pero qué hacemos con todo eso? Y sobre todo, ¿cómo podemos hacer manualidades divertidas sin que implique tener un máster en bellas artes y en las que puedan participar niños de todas las edades?

¡Que no cunda el pánico! Aquí te traemos unas propuestas fáciles para que dejes a los más pequeños con la boca abierta y paséis un buen rato juntos. 

 6 ideas de Manualidades para Halloween  

  • ¡Truco o trato!Cestas de arpillera adornadas para ilustrar una de las manualidades para Halloween

Si estás en un país anglosajón o donde ya se ha empezado a instaurar la costumbre del “truco o trato” (trick-or-treat) te resultará muy útil disponer de una cesta donde colocar los caramelos. No necesitas gastar dinero para tener una y le puede servir a niños y niñas más allá de Halloween. ¡Y es una magnífica actividad para hacer en clase!

Con un poco de rafia natural y algunos trozos de tela arpillera, de esas que a veces se usan para adornar objetos de cerámica ya puedes comenzar: basta con cortar rectángulos de unos 21 centímetros de largo por 13 de ancho. Necesitarás también pegamento textil, unos ojos saltones de plástico, un poco de fieltro de colores, y pintura con relieve de color negro.

Si doblas por la mitad los rectángulos de arpillera, ya tienes la forma de la cesta. Después añade pegamento textil (asegurándote que pones suficiente e incluso si tejes reforzándolo con hilo). Cuando esté bien seco, pega los ojos y la nariz de fieltro, dibuja la boca con la pintura con relieve, añade una pajarita hecha con la rafia natural y déjalo secar de nuevo.

¡El problema ahora es que van a querer llenar estas divertidas cestas con caramelos!      

  • Faroles-Calabaza

Preparar la decoración puede ser muy divertido con manualidades para Halloween como esta. Necesitarás cartulina naranja, verde y negra, tijeras, cola vinílica o de carpintero, grapadora, lápiz y regla.   

Lo primero que debes hacer es cortar la cartulina naranja en dos rectángulos: uno de 10×15 cm y un segundo de 12×15 cm. Con la verde haz lo mismo con estas medidas: 3×15 cm y 1×15 cm y una tira más de 17×2 cm. Con la negra, haz dos triángulos (ojos) y un triángulo más pequeñito (boca) y una tira dentada que hará de boca. Farolito en forma de calabaza, una de las manualidades para Halloween

Ahora tienes que doblar por la mitad los 12 cm del segundo rectángulo naranja (12×15) para hacer cortes de 1,5 cm sin cortar hasta el final, de manera que te quede una cortina. Después enrolla el primer rectángulo naranja (10×15) formando un cilindro de 10 cm. de alto: encima del cilindro pegarás el otro rectángulo sobre los bordes del cilindro de manera que te queden pliegues.

¡Ánimo! Ya sólo te queda pegar debajo el pequeño rectángulo verde (1×15) y en la parte superior el grande (3×15) después de recortarlo en forma de picos. La tira verde de 17×2 será el asa que debes pegar… ¡y los ojos, nariz y boca con la cartulina negra! Y si iluminas el interior, ¿qué te parece este farol o portavelas en forma de calabaza? 

  • Un búho inesperado     

Las mejores manualidades son las que consiguen reunir dos conceptos en una misma actividad. Es el caso de este búho original y gracioso hecho con una pequeña calabaza. Además de la famosa fruta necesitas pintura acrílica negra, rotuladores de tiza líquida, papel de seda y los ojos de plástico, fieltro naranja y pegamento que ya te ha sobrado de la cesta para caramelos que te hemos explicado.    

Sólo tienes que pintar de negro la calabaza y cuando esté seca dibujar encima con los rotuladores de tiza líquida imitando la forma de sus plumas. Recorta cuatro círculos de papel de seda y hazle algunos cortes en las alas: pégalas y añádele los ojos y la nariz de fieltro. ¡Ya lo tienes! Un bello animal nocturno que en muchas tradiciones se relaciona con la sabiduría y la brujería.     

  • Hojas fantasmales

Pero vamos a ver, ¿esto no se celebra en pleno otoño? Pues aprovecha lo que te ofrece la estación: ¡Hojas de los árboles! Entre las posibles manualidades para Halloween esta es una de las más sencillas y resultonas.     Hojas de los árboles con forma de fantasma como ejemplo de una de las manualidades para Halloween

Si tienes la fortuna de que en los servicios de limpieza no han tomado la decisión de barrer todo antes de que pongas un pie en la calle, puedes ir a recoger hojas con los más pequeños. Píntalas con pintura blanca y una vez secas dales una forma fantasmal con las tijeras y dibuja sus ojos y boca con rotulador negro. ¡Más fácil imposible!

  • Papiroflexia monstruosa al servicio de un marcapáginas

Posiblemente un título que mezcla tantos conceptos os haya mareado, pero en el variado mundo de las manualidades para Halloween esta es especialmente fácil de hacer.  

Nos encanta esta idea tan completa: un marcapáginas de monstruos que a la vez es una introducción a la papiroflexia. Con tan sólo papel (si es de origami genial), tijeras, pegamento, y alguna decoración de papel ¡harás que los libros serán más divertidos!  

  • Una manualidad… ¡en la cocina!

Con tantas manualidades para Halloween seguro que te ha entrado hambre: ¿Qué tal un buen plato de ojos? ¡Toma nota! Hazte con 3 láminas de gelatina, 50 gramos de azúcar, medio vaso de agua (100 ml.), 50 ml. de leche, 125 gr. de leche condensada y colorante alimentario negro azul. También necesitarás un molde semiesférico (pueden servirte cubiteras de hielo).   

Después de hidratar la gelatina 5 minutos en agua fría tienes que hervir 3,5 gr. de azúcar por cada medio vaso de agua, echarlo sobre la gelatina y remover hasta que se disuelva. Repartes en dos vasos el líquido obtenido y uno lo tiñes de azul y el otro de negro.  Ojos de gelatina como una de las manualidades para Halloween

Reparte gotitas del negro sobre el molde (bien engrasado) y déjalo en la nevera 20 minutos. Sácalo y añade encima una cucharada del azul sobre cada cavidad para devolver a la nevera, esta vez media hora.

Vuelve a hidratar un par de láminas de gelatina y la disuelves en leche caliente para mezclarlo con la leche condensada. Sólo te queda completar los moldes con esa mezcla y dejarlo 2 horas en la nevera. Cuando lo saques… ¡tendrás deliciosos ojos de gelatina!          

Si tienes dudas, ¡repasa todos los pasos de esta manualidad! Quizás no pasaría la aprobación del jurado de MasterChef pero haréis un dulce aperitivo digno de la Familia Addams.

Si te gustan las manualidades seguro que te interesará conocer 5 propuestas de manualidades infantiles de dinosaurios o aprovechar Halloween al máximo y descubrir los libros de monstruos… ¡para pasarlo terroríficamente bien!

Compartir:
FacebookTwitterGoogle+LinkedIn

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *