La irrupción de las TIC en el aula es una realidad, pero su integración en el día a día del docente no es un camino de rosas. Hemos querido preguntar a algunos expertos cuáles son, bajo su punto de vista, las claves para aprovechar al máximo la tecnología aplicada a la educación. Definición de objetivos, pragmatismo y sostenibilidad son algunos de los aspectos señalados por Carles Moreneo, Raúl Santiago y Tíscar Lara.

Carles Monereo

Carles Monereo

Doctor en Psicología y fundador del grupo de investigación SINTE

Para que el uso de las TIC sea relevante y eficaz es indispensable que responda a los mismos objetivos educativos que cada docente ha previsto para su materia y que, por lo tanto, se integre en las actividades correspondientes a las distintas unidades didácticas, centros de interés o proyectos que estén programados.

Tan desaconsejable es que se planteen actividades centradas en las TIC que resulten arbitrarias y fuercen una utilización descontextualizada de las mismas (por ejemplo, jugar al Tetris para mejor la atención y concentración), como no utilizarlas en tareas en las que supongan un recurso significativo al mejorar la precisión, rapidez, seguridad, calidad y/o profundidad del producto obtenido (por ejemplo, utilizar un simulador para comprobar la reacción que se produce al combinar elementos químicos).

La clave es el sentido, el saber cuál será la contribución de las TIC al logro de los objetivos planteados.


Raúl Santiago

Raúl Santiago

Licenciado en Ciencias de la Educación y doctor en Pedagogía

Señalaría cuatro claves. Por un lado, actuar con pragmatismo y  buscar  una utilidad: las TIC son herramientas, nos deben servir para resolver problemas reales en el aula. En este sentido, debemos buscar el “retorno” del tiempo, esfuerzo e inversión económica empleada.

En segundo lugar, la coherencia metodológica: la innovación con las TIC debe ser paralela a la innovación metodológica y no ajena a ella, como lamentablemente ocurre en muchos centros educativos. En tercer lugar, y muy unido a lo anterior, la sostenibilidad, no hacer del empleo de las TIC algo puntual, anecdótico  e irrelevante, deben ocupar un lugar en la programación y actividades del docente.

Finalmente, una adecuada formación del profesorado, que contemple lo explicado en los apartados anteriores: fundamentalmente la integración metodológica y la formación técnica de los docentes.


Tiscar Lara

Tíscar Lara

Directora de Comunicación de la Escuela de Organización Industrial (EOI)

Deberíamos dejar de hablar de integrar las TIC en el aula y empecemos a pensar en cómo expandir el aula a través de la Red, entendida ésta como la mezcla de tecnologías, contenidos y personas que hacen de internet el nuevo ágora donde “aprender haciendo” de una forma más social. Para ello, es fundamental que los profesores se consideren aprendices en todo momento e inicien el camino del trabajo con tecnologías digitales desde la experimentación, configurando prácticas alrededor de proyectos creativos y compartiendo saberes en abierto con otras comunidades de maestros que les puedan servir de apoyo y guía.

Para animar a los docentes en este camino propongo diez ítems a tener presentes para trabajar con las TIC en el aula. Trabajar por proyectos, hacerlo en comunidad, y compartir los saberes son solo algunas de estas claves.

También te puede interesar Qué cualidades necesita el docente del s.XXI o Cómo se debe trabajar la coeducación en el aula.

Compartir:
FacebookTwitterGoogle+LinkedIn

1 Comentario

  1. 1
    Conrado Castilla

    Espero seguir aprendiendo a través de todos estos recursos y mejorando día a día. saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *