¿Qué consideramos innovador y qué no? ¿ Y si lo aplicamos a un centro educativo? ¿Qué características deben reunir estos centros para ser considerados innovadores? Tres expertos nos han dado sus puntos de vista y en algunos coinciden, pero en otros no. Veamos qué opinan Miquel Àngel Prats, José Navalpotro y Cecilia Gafarot.

Miquel Àngel Prats

Miquel Àngel Prats

Doctor y profesor en la Universidad Blanquerna de Barcelona

En los centros educativos innovadores, el crecimiento y aprendizaje de las personas está en el centro de la organización. Así, y por poner un pequeño decálogo, son centros que:

  1. Planifican y diseñan de forma estratégica y global. 
  2. Todas las personas de la organización ejercen un liderazgo transformador desde el cargo y la posición que ocupan.
  3. Gestionan el conocimiento y lo comparten.
  4. Detectan el talento y lo hacen emerger.
  5. Trabajan en red y de forma colaborativa.
  6. Hacen un uso ético, crítico y reflexivo de las TIC.
  7. Los alumnos son los protagonistas de la actividad en el centro: se acompañan, se orientan, se tutorizan, etc.
  8. Son instituciones más ocupadas en los procesos de aprendizaje de los alumnos que en los procesos de enseñanza que ejercen los profesores.
  9. Son instituciones que conciben los espacios y los tiempos de forma diferente.
  10. Son sensibles socialmente y participan activamente en la comunidad.

 

Jose Navalpotro

Jose Navalpotro

Es Director de Innovacion y Formación de la Editorial Vicens Vives , y actualmente dirige el International Institute for Executive Educators en Washington DC. CEO de la Fundación Maecenas, desarrolla su labor con directivos escolares en Usa, Latam y España.

Para ser un centro educativo innovador es totalmente imprescindible saber detectar las necesidades sociales a medio plazo y orientar sus proyectos hacia ellas. El cambio y la innovación es algo consustancial a la educación. Siempre va unida una cosa con la otra, aunque a veces no nos lo parezca!

Aspectos como la personalización, la visión global de la educación, el aprendizaje basado en habilidades/destrezas y el empoderamiento tecnológico suponen las claves de los próximos años. Pero esto tiene que venir precedido de la estrategia del proyecto y de la formación del profesorado en torno a este proyecto. Es lo prioritario y el paso previo a cualquier otra innovación. No hay proyecto, no hay innovación ni crecimiento.

 

Cecilia Gafarot

Cecilia Gafarot

Profesora de la escuela Les Alzines. Experta en innovación y asesora en proyectos de creatividad y emprendeduría dentro del aula.

Destacaría cuatro aspectos:

En primer lugar, la confianza entre las personas relacionadas con el centro educativo –alumnos, profesores, equipo directivo y padres-  en que se actuará de manera adecuada en cualquier situación y pensamiento.

El atrevimiento para salir de la zona de confort y llevar a cabo acciones nuevas. Aprender a valorar  los aciertos de éstas acciones, detectar los errores y proponer nuevas soluciones.

En tercer lugar, la cooperación dentro y fuera del centro. Compartir y reflexionar sobre la tarea docente con iguales enriquece y mejora de forma exponencial todo el proceso innovador.

Y por último, la sistematización en la fase creativa i emprendedora. Ser creativos requiere dedicar tiempo y conocimiento del proceso creativo para que surjan nuevas ideas, posibilidades y alternativas, pero también esfuerzo, constancia y tenacidad para evaluar, concretar y emprender la mejor opción. Cuando se juntan creatividad y emprendimiento hay innovación.

Compartir:
FacebookTwitterGoogle+LinkedIn

1 Comentario

  1. 1
    Juan Camilo Hurtado Rivera

    Por todos es sabido que la innovación es fundamental en centros educativos, sin embargo, escasea en gran medida. Se habla de muchos métodos de innovación y mejora, pero pocos se llevan a cabo. Estamos en una sociedad que avanza a pasos agigantados en tecnología, medicina, ciencia pero que se estanca en educación, siendo una de las bases más importantes de la cultura. Se necesitan más docentes con ganas de querer aplicar mejoras en educación y que luchen por el avance en algo tan valioso como es la educación. Es necesario dejar de lado la enseñanza tradicional, debemos estimular a los alumnos, sacar todo su potencial y que descubran cuál es su pasión, que aprendan con ganas y motivación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *