José Navalpotro, Antoni Zabala e Ignasi Casals proponen las siguientes reflexiones para repensar los centros educativos en clave de excelencia.

José Navalpotro

José Navalpotro

Director de proyectos en Maecenas

Para mí, será un centro excelente el que sepa combinar la realidad de sus alumnos con las futuras necesidades de los mismos, según su contexto y sus necesidades reales. La excelencia no se puede generalizar ni universalizar. Si soy capaz de ofrecer más de lo que mi comunidad educativa espera, estaré en el camino de la excelencia educativa. No hay otro camino.


Antoni Zabala

Antoni Zabala

Pedagogo y presidente del Instituto de Recursos e Investigación para la Formación (IRIF)

La clave fundamental es disponer de un proyecto educativo compartido, con unas finalidades educativas bien definidas que nos permitan situar a cada docente como miembro solidario para el desarrollo de un proceso de aprendizaje que garantice la coherencia del crecimiento personal de cada uno de los chicos y chicas en todo su recorrido escolar.

Esto significa, entre otras cosas, disponer de una propuesta metodológica propia, resultado de una toma de decisiones participada entre los miembros de la comunidad educativa desde la reflexión y el análisis de la prácticas educativas, bajo criterios fundamentados en el conocimiento científico de los procesos de aprendizaje.


Ignasi Casals

Ignasi Casals

Profesor y director de escuela durante más de 40 años y autor del libro Nascola, Experiències d'un mestre durant 40 anys a l'Escola Ginebró.

Desde mi punto de vista hay 6 cosas imprescindibles para que un centro educativo sea excelente. Son las siguientes:

  • Que los maestros reciban a sus alumnos en la puerta de la escuela o vestíbulo.
  • Que los alumnos y los maestros se deseen “buen día”.
  • Que el maestro, entre trabajo y trabajo, cante en voz alta.
  • Que la comida que se sirve sea mejor que la de su casa.
  • Que los alumnos vean que el director bromea con sus compañeros.
  • Que, al marcharse de la escuela, los alumnos sean despedidos por su maestro.

Por supuesto, que los maestros lleguen puntuales, arreglados, de buen humor, con las clases preparadas… no entra en la lista, es algo incuestionable.

También te pueden interesar las reflexiones de los expertos sobre Cómo trabajar la coeducación en el aula o Qué cualidades necesita el docente del s.XXI.

Compartir:
FacebookTwitterGoogle+LinkedIn

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *