¿Hay sexismo en nuestras aulas? Seguramente no somos conscientes de que reproducimos actitudes que perpetúan los roles tradicionales de hombres y mujeres. Hemos querido plantear el tema a tres expertas, Marina Subirats, Alba Alonso y Amparo Tomé para que arrojen luz sobre este asunto.

Amparo Tomé

Amparo Tomé

Profesora de Sociología de la Educación en la Facultat de Sociología de la Universitat Autònoma de Barcelona

El profesorado no es consciente de la naturaleza de estas discriminaciones porque forman parte de lo que socialmente se considera normal, por lo tanto, las expectativas que tenemos de niñas y niños, los roles apropiados a cada sexo, o el uso del lenguaje, de los espacios, materiales, actividades, etc. van conformando identidades masculinas y femeninas sexistas que limitan las vidas de las niñas y de los niños.

  • ¿Se ocupan por igual maestras o maestros de la organización y la gestión del centro educativo? ¿Quiénes ocupan de los puestos de responsabilidad, tutorías, etc.?
  • Observa los adjetivos que utiliza el profesorado cuando hablan de las niñas y de los niños.
  • Revisa los cuentos, los materiales escolares, los dibujos, etc. y apunta las actividades que realizan los hombres y las mujeres.
  • ¿Cuándo ocupan las niñas el centro del patio de juegos? ¿Y los niños?
  • ¿Animamos a que los niños jueguen con juegos femeninos y las niñas con juegos masculinos?
  • ¿Acaparan por igual el protagonismo en las aulas las niñas y los niños?

Alba Alonso Feijoo

Alba Alonso Feijoo

Docente y autora del blog RealKiddys

A nivel de aula se podría trabajar la coeducación de dos maneras diferentes:

Talleres intensivos. En fechas significativas como el 25 de noviembre (día contra la violencia de género), o el 8 de Marzo (día de la mujer trabajadora) se podría hacer uso de toda la jornada para llevar a cabo talleres intensivos en los que se trabajasen temáticas coeducativas como las connotaciones de los colores rosa/azul, los roles femeninos/masculinos, profesiones, juguetes, deportes, juego, etc.

De manera transversal. Cada día, en cada clase, en cada aula, tenemos oportunidad de trabajar la coeducación:

  • En primer lugar, haciendo uso de un lenguaje inclusivo (al principio nos costará un poco, pero merece la pena), e invitando al alumnado a seguir nuestros pasos.
  • En segundo lugar, provocando situaciones en las que se rompan los estereotipos. El teatro es una herramienta fantástica para ello, donde tanto los niños como las niñas se sentirán libres de presiones para interpretar personajes que les ayudarán a ver las cosas desde el otro lado.
  • Y en tercer lugar, introduciendo literatura infantil no estereotipada en nuestra biblioteca, sin dejar de dialogar sobre la que sí muestra roles tradicionales.

Marina Subirats

Marina Subirats

Socióloga y experta en educación de género

La coeducación se debe trabajar como un elemento básico de la educación en forma transversal y debe tenerse en cuenta en todas las actividades, desde lo que ocurre en los patios hasta la elección de los libros de texto, cuentos, lenguaje utilizado, etc.

Forma parte de las bases éticas fundamentales en la educación, y por lo tanto de una formación democrática e igualitaria en la que no solo no se debe discriminar a nadie por su género, sino que se debe transmitir una cultura que integre tanto los elementos culturales clásicos de las sociedades androcéntricas como los elementos culturales procedentes del ámbito femenino -el cuidado, la empatía, etc.- que no han sido considerados cultura y que, sin embargo, son indispensables para la vida humana.

También te puede interesar qué opinan los expertos sobre Las claves de un centro educativo excelente o Cuáles son las claves para integrar las TIC en el aula.

 

Compartir:
FacebookTwitterGoogle+LinkedIn

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *