La hora de dormir a menudo se convierte en todo un reto: los niños y niñas tienen una energía inagotable que dura tooodo el día y que sigue manteniéndoles activos también por la noche… ¡todavía quedan demasiadas cosas por hacer como para irse a la cama!

Juguemos a hacer yoga para ir a dormir propone un ritual diario cuyo objetivo es relajar a niños y niñas y ayudarles a descansar mejor durante la noche. La propuesta consiste en 16 sencillas posturas relajantes de yoga (asanas), que se explican e ilustran paso a paso acompañadas de algunos de sus animales favoritos.

La selección de asanas está pensada específicamente para contribuir a evocar las sensaciones de paz y tranquilidad propias de la noche, para que poco a poco conduzcan al cuerpo y la mente del niño o niña a un estado de relajación creciente. Aunque el libro está dirigido a los peques de la casa, podéis practicar la secuencia conjuntamente tanto niños como adultos, y así podréis disfrutar todos de sus beneficios, que van más allá de su simple aspecto lúdico.

Las posturas se enlazan en una estructura determinada debido a que cada una tiene un potencial y significado específicos, por lo que debe realizarse en un orden que no es casual y que debe respetarse. Las asanas servirán para acompañarles en el proceso de relajación y les permitirán llenarse progresivamente de la calma y la serenidad necesarias para relajar el cuerpo para dormir toda la noche.

Algunas asanas para ayudar a dormir plácidamente

Te damos una breve selección de algunas de las posturas que encontrarás en este libro… ¿las conoces todas?:

  • Postura de la vela: ¡Estira las piernas bien arriba, como el caballo! Para entrar en Sarvanga-asana, con un pequeño impulso levanta la pelvis hacia arriba mientras estás tumbado boca arriba en el suelo, sujetándola con las manos.
  • Postura del arado: También llamada Hala-asana, se realiza justo después de la postura de la vela, poniendo los pies detrás de la cabeza haciendo que toquen el suelo. ¡El gato te inspirará para realizarla correctamente!
  • Postura de la pinza: Representada por el tigre, está pensada para relajarse un poco más con cada respiración realizada. Consiste en sentarse con las piernas estiradas y doblar el cuerpo hacia adelante con la espalda bien recta hasta que las manos cojan los pies.

Creciendo felices y sanos

Este libro es el segundo título de nuestra colección Juego a relajarme, que se inauguró con el título Juguemos a hacer yoga y que ya te presentamos en nuestro blog en un artículo previo. Ambos cuentan también con versión en catalán también disponible.

Se trata de una serie pensada para promover hábitos y rutinas de relajación en los más pequeños, que contribuyan a mejorar su calidad de vida y su educación emocional. Mediante el yoga, es posible relajar tanto el cuerpo como la mente, y se obtienen evidentes beneficios en términos de concentración, tranquilidad y confianza en uno mismo. ¿Aún no lo has probado?

Compartir:
FacebookTwitterGoogle+LinkedIn

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *