Cualquier momento es bueno para sumergirse en una genial historia… pero, si tuviésemos que elegir uno en concreto, el instante justo antes de cerrar los ojos cada noche sería el más especial, ¿no te parece?

Disfrutar de un libro minutos antes de dormir es una buena costumbre en muchas familias, ¡y no es para menos! Para los niños y niñas es una relajante experiencia, que les ayuda a dormir más profundamente y a desarrollar su imaginación a través de los libros. Si aún no lo has incorporado en la tuya, te damos 10 interesantes razones para hacerlo:

  1. Fomenta el amor por la lectura: Es bastante probable que si en la infancia se ha disfrutado de momentos de felicidad asociados a la lectura, con el paso de los años se mantenga este hábito. Así que… ¡a generar recuerdos felices!
  2. Es una genial manera de pasar tiempo de calidad con los peques: Se trata de un especial momento de intimidad, una genial oportunidad para estrechar la relación con ellos. Además, el clima de confianza y calma que tiende a generarse permite hablar más fácilmente de ilusiones, miedos, de las emociones del día…
  3. Contribuye a un sueño más profundo y reparador: Leer un cuento cada noche antes de dormir ayuda a niños y niñas  a establecer rutinas de sueño, lo que hace que su mundo sea más predecible y seguro. Además, en el caso de que sea un adulto quién lea la historia, escuchar la voz tranquila del familiar en un ambiente de calma les ayuda a reducir el estrés y disminuir poco a poco las revoluciones del día, dando paso a un sueño plácido.
  4. Permite adquirir más y mejor vocabulario: Cada historia contiene un sinfín de vocabulario que no se suele encontrar en el entorno cotidiano. ¡Los libros son un baúl sin fondo de nuevas palabras y conceptos para aprender! Mejorar el vocabulario permite comunicarnos mejor y acceder a más y mejor conocimiento.
  5. Aumenta las ganas de aprender a leer: De manera natural, los más pequeños querrán ser capaces de leer por ellos mismos las historias mágicas que habéis compartido. ¡Puedes retarles a que algún día sean ellos los que te lean el cuento a ti!
  6. Estimula la imaginación: Las herramientas imprescindibles en esta actividad son… ¡la creatividad y la fantasía! Serán los propios peques los que imaginen cómo son los paisajes y personajes de la historia y, mejor aún, cuentan con la libertad total para inventar un final diferente para la historia cada día.
  7. Aumenta la concentración: Seguro que ya tienes sus curiosos ojos clavados en ti mientras les lees la historia, pero aumentarás su concentración aún más si cambias tu voz según los personajes, subes o bajas el tono, añades alguna melodía cantarina… ¿aún no lo has probado?
  8. Mejora la comprensión lectora: La adquisición de nuevo vocabulario y el aumento de la concentración son elementos clave para el perfeccionamiento de la comprensión lectora, una de las competencias esenciales para la vida.
  9. Facilita trabajar valores y emociones: Compartir el momento de lectura antes de dormir con los más pequeños permite poder tener un espacio final para elaborar preguntas sobre la historia, comentar el argumento… tratando los valores y moralejas contenida en la misma.
  10. ¡Porque es un momento mágico también para los adultos!: Para acabar, no queríamos olvidarnos de lo especial que resulta esta actividad también para el familiar. Los disfrutarás tanto o más que ellos… 🙂

¿Quieres alguna propuesta de títulos para empezar? Te recomendamos especialmente nuestra colección Cuentos de siempre, para disfrutar de los cuentos más queridos y famosos de todos los tiempos con preciosas ilustraciones que los hacen realmente originales y cautivadores. ¡A los peques les encantarán!

Y tú, ¿lees antes de ir a dormir? ¿Cuál es tu libro favorito para ello?

¡Cuéntanos tu experiencia y tus trucos!

Compartir:
FacebookTwitterGoogle+LinkedIn

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *